19 diciembre 2005

Cómo maximizar beneficios en editoriales de libros

Bajo este título se celebrará, el próximo día 21, un seminario de y para profesionales del sector del libro en el que se abordarán temas de gestión empresarial en el ámbito de la industria editorial. El encuentro ha sido organizado por el Gremi d’Editors de Catalunya en colaboración con Editrain y la firma mundial Simon Kucher & Partners, líder en gestión estratégica de precios, tal y como han apuntado -en fechas recientes- la revista Business Week, el diario The Wall Street Journal y el experto en temas empresariales Peter Drucker.
Los interesados en conseguir más información sobre este encuentro, que se celebrará en Barcelona, podrán hacerlo a través del Gremi, en el teléfono 93 215 50 91.
(Vía Infolibro.)

3 Respuestas

  1. Silvia Senz Bueno

    En los últimos quince años, debido inicialmente al impacto en los procesos de edición y producción de las nuevas tecnologías de composición e impresión, las editoriales, completamente carentes de imaginación y capacidad de gestión de sus recursos, y rendidas al culto al beneficio rápido, sólo se han servido de estas estrategias para aumentar todo lo posible sus márgenes de beneficio:
    1) reducción de pasos en los procesos de edición,
    2) reducción de plantillas en los departamentos de edición y producción,
    3) reducción de tarifas de colaboradores y proveedores,
    4) consiguiente reducción de la calidad editorial.
    En definitiva: aplicación del neoliberalismo más salvaje y subversión de los valores de difusión de la cultura, la información y el conocimiento que siempre han distinguido la industria editorial.
    ¿Quieren algunas ideas sobre cómo obtener un margen razonable de beneficios sin destrozar el papel que corresponde al sector editorial? Los invito a leer el artículo «”En un lugar de la ‘Mancha’…” Procesos de control de calidad del texto, libros de estilo y políticas editoriales», que aparecerá próximamente en la revista Panace@ ().

  2. Montse Alberte

    ¿Hasta dónde van a llegar las editoriales en su carrera mercantilista? ¿Todavía quieren más beneficios?
    Deberían preocuparse más de la calidad de los materiales editados que no de la cantidad. El mercado está saturado de libros que nunca debieron editarse, auténticas porquerías que un editor de verdad (con cultura y criterio)tiraría a la papelera con solo leerse las diez primeras páginas.
    Si las editoriales seleccionaran en qué invierten el dinero, todos ganaríamos.

  3. Estoy totalmente de acuerdo con algunos comentarios, pero creo que debemos tener en cuenta que como lectores de libros también tenemos parte del culpa de la situación actual No hay duda que muchas editoriales ofertan una cultura de masas que gira, casi exclusivamente, alrededor del ocio y el entretenimiento. ¿Son estas editoriales las únicas culpables de esta situación o tiene también el consumidor parte de culpa? Desde mi punto de vista, ambas partes son responsables. En una economía de mercado, los consumidores de libros, manipulados o no, tienen en sus manos la última decisión sobre lo que compran y leen.
    Todos los que forman parte de esta industria (desde los libreros de barrio, pasando por editores de libros y revistas culturales, los productores de programas de televisión y radio de libros, los gestores de editoriales, etc.) deberían asumir una mayor responsabilidad sobre la oferta que cada uno de ellos pone en el mercado.

Deja una respuesta