27 julio 2011

Nueva Biblioteca digital pública frente a Google Books

Robert Darnton, historiador cultural y director del sistema de bibliotecas de la Universidad de Harvard, se ha propuesto hacer  una biblioteca nacional pública en Estados Unidos de referencia mundial en cuanto a la digitalización del conocimiento humano. La causa y el origen están en  el proyecto de Google Books.

Esta nueva biblioteca digital incluye las colecciones digitalizadas de las instituciones de investigación más importantes del país, pero también ofrecerá otros formatos -vídeo, música, cine, revistas, periódicos-, así como la colección de páginas web recogidas en Internet Archive.

Como Google Books, tendría como objetivo la digitalización total de la cultura humana y su preservación. Frente a Google, este trabajo se hace sin ningún ánimo de lucro y va a ser accesible a cualquier persona, en cualquier lugar, en cualquier momento, sin costo alguno. Esperan tener el prototipo listo en tres años.

En una extensa entrevista, Darnton habla del proyecto. En ella reconoce el mérito de Google y su capacidad de incorporar la tecnología en la preservación de la cultura. La idea, que le rondaba en la cabeza desde hace años, se hizo real al ver el proyecto de Google. Ahora bien, la idea de que esta preservación esté en manos de una empresa privada fue lo que le empujó definitivamente a llevar a delante su propio proyecto.

Se tratará de una biblioteca  construida bajo un sistema de distribución de redes que cubra a las bibliotecas  más grandes del país. No obstante, necesitarán bibliotecarios que controlen y sepan manejar esa maraña  ingente de información en la nube. Es decir, aportar ayuda de personas expertas cuando los usuarios realicen sus búsquedas, algo de lo que, opina, Google carece.

Cuando consigan agregar los contenidos digitalizados de todas las bibliotecas agregadas, creen que les será fácil superar a Google Books.

96 Respuestas

  1. Mike Pinter

    ¡Me parece fenomenal! Cualquier movimiento que se haga para conservar nuestra cultura escrita es loable y digna. He oido historias y visto documentales en los que se nos dice que algunas bibliotecas permiten que legajos e incunables vayan siendo destruidos y perdidos por el tiempo, por el descuido, por el olvido y por codicia.
    ¡No podemos llamarnos una cultura moderna si permitimos esa destrucción!

    Dicho esto, cada vez que alguien se ha planteado un proyecto de esta envergadura, se han topado con el mismo problema. Al final hace falta dinero para suplir a la buena voluntad de la gente ante el magno esfuerzo de compilar, catalogar, escanear lo que solo está escrito, unir administraciones y sistemas bibliotecarios, limar asperezas entre personas enquistadas en sus modos de hacer las cosas.

    Recuerdo proyectos como la Internet Public Library en sus comienzos, donde se podía encontrar un numero creciente de textos que tuvieron que ceder ante la presión de las necesidades pecuniarias. A menos que un proyecto de este tipo cuente con el respaldo de una fundación o un mecenas (o varios) terminará teniendo un sistema de pago para los que quieran un acceso preferente, sea a base de donaciones o pagando una cuota por uso o una subscripción.

    Sería interesante lograr adaptar algunos de los sistemas de aunamiento de esfuerzo que se usan para analizar datos recibidos en los laboratorios astronómicos, ligarlo a los programas que se usan para compartir fotos, música y películas y conseguir de alguna manera que la gente misma escanee todo ese material escrito e impreso que existe ahora, que las bibliotecas puedan compartir efectivamente sus fondos y que los programas de reconocimiento de escritura puedan pasar todos los manuscritos a texto registrable. Imagino que algo de todo esto ya existe, pero no en un esfuerzo concentrado. Si no existe la posibilidad de beneficio inmediato, es poco probable que se le pueda hacer sombra al proyecto de Google.

Deja una respuesta