13 noviembre 2014

Acceso abierto y financiación en las bibliotecas

OAA propósito de un estudio sobre el rol de las bibliotecas y el acceso abierto (Open Access), esta tendencia supone, además del consiguiente trabajo de catalogación cada vez mayor, un cambio presupuestario como todo cambio lógico desde una perspectiva lógica de modelo de negocio.

El estudio viene a dar respuesta a la pregunta (en base a las respuestas de 150 bibliotecarios de 30 países diferentes de todo el mundo) sobre qué papel juegan en este modelo de acceso abierto, y si podría haber potencial para las bibliotecas y los editores a la hora de racionalizar los costos asociados con la publicación de contenidos de acceso abierto.

El impacto del acceso abierto en las bibliotecas universitarias y científicas es grande, pero, según expone dicho informe, hasta ahora no ha habido manera de cuantificar el efecto real sobre la gestión de los recursos y el cambio de las tarifas de suscripción para los llamados ‘cargos por procesamiento de artículo’ (APC). Estos cargos o costes pueden ser financiados directamente por los autores de las publicaciones, pero también pueden ser cubiertos por proveedores de fondos de subvenciones, subsidios patronales o presupuestos de las bibliotecas institucionales.

Los resultados del informe indican que, en la actualidad, la responsabilidad de la financiación de los cargos por procesamiento de artículo recae antes sobre el autor o la institución a la que se adscribe cada biblioteca. Por ejemplo, el 19% de las instituciones que participan en la financiación de acceso abierto tiene un límite máximo establecido para los cargos de procesamiento de artículo que por lo general oscila entre los 2.000 y 3.000 dólares.

Así, mientras que algunos creen que la responsabilidad fiscal debe recaer únicamente en el autor, otros consideraron que la biblioteca debe desempeñar un papel central en el acceso abierto, en parte, mediante el control de los fondos de los cargos por procesamiento de artículo.

Por tanto, según se concluye en este informe, todavía no existe un camino definitivo en relación a los aspectos de la financiación para el acceso abierto, aunque se vislumbran diversas oportunidades para la innovación por parte de los dos bibliotecarios y editores.

Deja una respuesta