04 abril 2015

Entrevista a Arnaud Nourry

Arnaud NourryArnaud Nourry es el director ejecutivo de Hachette Livre, y en esta entrevista, realizada por Fabrice Piault para Livres Hebdo, habla sobre su firmeza en la defensa de las prerrogativas de las editoriales para la fijación de los precios de los libros y reafirma su oposición al modelo de suscripción digital. Señala que lo digital no reemplazará al papel, sino que convivirá con él.

Hace un año que no te escuchamos debido a tus negociaciones con Amazon (USA). ¿Vale la pena este difícil conflicto?

Este caso que he dirigido ha ocupado, en efecto, gran parte de mi tiempo. No me expresé en público para no empeorar la situación. Sí, valió la pena, como siempre que las cosas más esenciales están en juego. Se trataba de que, tanto el editor como el minorista, puedan decidir los precios de los libros digitales, ya que hay que considerar que muchas de las cosas que se deciden en los EE.UU. luego se extienden a otros lugares. Siento que este debate tomara la forma de un conflicto, y estoy encantado de que el tono haya bajado. Pero, si surgiera de nuevo, lo haría otra vez. Todos aquellos que, como en la industria de los medios de comunicación, no han logrado mantener el control de su producción en el mundo digital, tienen un serio problema. Si se vendían los libros digitales a cinco dólares, todavía podrían pasar años antes de que todo cambiase, con un mercado libre, sin librerías y un público acostumbrado a pagar casi nada. La música se adapta a un precio de enorme concentración en torno a tres grandes agentes globales. La diversidad ha sufrido un golpe. La innovación en el mundo de la música no es en absoluto lo que conocíamos hace treinta años. No hay derecho a dejar que esto suceda en el mundo del libro, que es el apoyo a la creación, la educación, la cultura y la democracia.

Su acuerdo con Amazon ofrece mejores condiciones comerciales cuando baja sus precios. ¿Lo hace así?

No, o al menos si no queremos cobrar el mismo precio todo el tiempo. Así que los bajamos, los volvemos a subir, vamos probando… Pero este dinamismo en el mercado es parte de nuestras operaciones comerciales, no es en función de las relaciones con un distribuidor en particular.

El conflicto ha puesto de manera inesperada a Estados Unidos en espera de una regulación de precios. ¿La contribución de Hachette Livre, que se benefició de su experiencia en Francia, explica ser la primera que se encuentra en el punto de mira de Amazon?

Hachette Livre ha jugado un papel especial de 2009 a 2010, cuando se creó el contrato tipo agencia. Pero si me pregunta por qué Amazon ha abierto las negociaciones comerciales con nosotros primero, no tengo la respuesta. En efecto, oigo cada vez más a editores y libreros americanos decir que encuentran mérito en la Ley Lang. De ahí a pensar que es posible hacer algo en ese sentido ¡es otra cosa! No va en absoluto con la cultura americana.

¿Qué lecciones saca usted de este conflicto en su relación con Amazon y otros grandes operadores del mundo digital?

En primer lugar, que todas estas grandes empresas han aportado algo al mercado del libro. Debemos olvidar los tiempos del conflicto, y darnos cuenta de que hemos conectado con distintos clientes gracias a ellos. Amazon ha jugado un papel de liderazgo. Del mismo modo que Apple o Google. En segundo lugar, en cuanto a la relación con los autores -incluso si su tamaño es infinitamente más relevante que nuestra capacidad creativa-, nos da una fuerza simbólica que hace que la relación de fuerza sea jugable. También me pareció formidable que el año pasado en los Estados Unidos los autores se movilizaran para empujarnos fuera del conflicto. El problema es el mismo en Francia cuando negociamos con un socio. Esto me da confianza y optimismo sobre el futuro de este negocio. Pero es necesario que podamos controlar los precios. De lo contrario, no nos hace bien mantener los derechos exclusivos de las obras de nuestros autores.

¿Qué impacto ha tenido este caso en sus balances en el último año?

No le puedo dar una información muy precisa. Obviamente, ha afectado a las cifras de ventas digitales de nuestra filial en Estados Unidos, pero la disminución de 26 millones de euros en nuestros resultados del año pasado sólo se le puede atribuir de manera marginal. Esta disminución se debe principalmente a la reacción de nuestro éxito el año pasado con Cincuenta sombras o Astérix, así como a la contracción de la edición escolar en Francia. De hecho, a pesar de todo esto, tenemos un año sólido.

Ya tenemos la experiencia suficiente para hacer un balance de la etapa de desarrollo del libro digital. ¿Cómo lo ve?

Señalo cinco lecciones:

1. No estamos fuera de una inclinación hacia el formato de libro digital, aunque sí apostamos por la convivencia.

2. Lo digital, y lo lamento, no amplía el mercado, no ha sido posible llegar a otros públicos, sólo se ha sustituido.

3. Supone un cambio en nuestro negocio que nos obliga a dar cabida a nuevas habilidades, a cambiar nuestra organización tanto en la producción como en la comercialización, pero no en nuestro trabajo fundamental, a saber, la capacidad de encontrar textos, editarlos y venderlos.

4. Lo digital no degrada la economía de las editoriales; al mirar las declaraciones de Simon & Schuster y HarperCollins, no vemos que hayan sufrido mucho.

5. Lo digital permite, elevando su porcentaje, mantener la remuneración de los autores, al contrario de lo ocurrido en la música cuando el sistema de suscripción ha bajado su remuneración.

¿Cómo se explica que el libro digital no alcance el mismo éxito fuera del mundo de habla inglesa?

En Estados Unidos y Gran Bretaña los principales operadores tienen la capacidad de reducir los precios, lo digital se ha impuesto en este momento por su atractivo. Esto no ha sido posible en ningún país de Europa continental, tanto por razones de regulación (precio único) como contractuales (contrato de agencia). Por último, mientras no haya una ventaja de precios enorme, el atractivo de la tecnología digital es aún bajo para el consumidor. Un libro de papel es fácil de transportar y no se bloquea.
En Francia, el libro digital seguirá creciendo, pero poco a poco, y su tasa de penetración será significativamente menor que la que prevalece en el mundo anglosajón.

¿Eso le llevó a cambiar su estrategia?

No. En Francia suponía que lo digital alcanzaría al principio el 12-15% del mercado del libro. Al ritmo que vamos, puede tardar unos cuantos años, pero esto no me molesta. En la actualidad tenemos un ecosistema que funciona. Por eso también me posicioné en contra de un sistema de suscripción, epítome de la falsa buena idea, incluso si prolifera en la música. Para el libro, el modelo de suscripción ofrece un precio mensual más bajo que un libro; eso es absurdo. Para el consumidor no tiene sentido. La gente que lee dos o tres libros al mes representa una pequeña minoría. Y para descubrir lo que hay ya están las librerías. Supongo que puedo parecer un dinosaurio al decir esto. Mis colegas de Penguin-Random House opinan lo mismo.

¿Cree usted que la modificación de la Directiva Europea sobre el libro digital es una meta alcanzable?

No quiero renunciar. Los ministros de los cuatro países europeos votaron juntos el 19 de marzo. Hay que dar una oportunidad a que prevalezca la sensatez.

(Acceso a la entrevista completa en http://www.livreshebdo.fr/)