12 mayo 2015

Nuevas formas de descubrir y comprar ebooks mientras viajamos

readingEstá visto que los medios de transporte (autobuses, tres, líneas aéreas) pueden ser un punto de lectura muy a tener en cuenta, dada la cantidad de gente que mueven y a la que pueden ofrecer lectura a cambio de tiempo en ocasiones “perdido”.

En su momento ya hablamos de la iniciativa de HarperCollins en alianza con las líneas aéreas norteamericanas Jet Blue, donde gracias a la conexión wifi, los pasajeros pueden leer gratis fragmentos de los libros más vendidos o últimas novedades del grupo editorial y, posteriormente, si lo desean comprar el ebook completo a golpe de clic.

Recordemos también que las Turkish Airlines lanzaron una aplicación de biblioteca digital gratuita también para sus pasajeros. Y en Alemania, Piper Verlag se asoció con una compañía de autobuses para proporcionar extractos libros, mientras que la compañía ferroviaria francesa SNCF inició una biblioteca digital cuyo fondo eran los relatos breves.

Ahora sabemos de más iniciativas en este sentido, como la de Penguin-RandomHouse con la compañía ferroviaria Amtrak. Ésta va a lanzar una plataforma de contenidos digitales para que, como en el caso de HarperCollins con las líneas aéreas jet Blue, puedan los lectores leer extractos y comprar los ebooks con un botón de compra.

Por su parte, en United Airlines no se limitan a editar una revista más o menos de ocio, con información de sitios vacacionales, lugares de interés, algo de cultura, tecnología y promoción de la compañía, así como tienda de productos varios. En esta compañía editan una auténtica revista cultural que se llama Rhapsody con un enfoque totalmente diferente.

Para diferenciarse de esos típicos contenidos que hemos mencionado, han optado por una revista de corte intelectual que cuenta con relatos, ensayos, fragmentos de libros o entrevistas de autores de prestigio en la actualidad.

Si bien la revista va dirigida a viajeros de primera clase, el modelo se podría llevar al común de los viajeros, buscando contenidos que tengan que ver con la ciudad que se va a visitar, cultura, intereses, etc. Es decir, contextualizando y ofreciendo un servicio que no se limite a las visitas obligadas y restaurantes recomendados.

Ya vemos que no faltan iniciativas para crear nuevos canales de descubrimiento y compra de ebooks. No estaría de más que se extendiera este modelo que puede ser tan atractivo e interesante hasta para los que no son lectores habituales.

Deja una respuesta