17 enero 2017

Tendencias digitales en el aula actual

shutterstock_555735424

Training Study Knowledge E-learning Concept, vía Shutterstock

La incursión de las tecnologías en el aula supone una transformación permanente que está haciendo que algunos patrones cambien, lo que incluye tanto a educadores como a herramientas y modelos educativos.

Un reciente informe sobre las tendencias digitales en las aulas llevado a cabo en el Reino Unido (y que se puede descargar aquí previo registro), señala cinco puntos fundamentales a los que hay que atender en el cambio de modelo educativo y que serán clave en la educación superior en los próximos cuatro años (hasta el 49% de los docentes señala que habrá cambios significativos en este tiempo):

1. Influencias tecnológicas. Diferentes influencias podrían ampliar la brecha entre el estudiante y el profesor. El 96% de los educadores y los estudiantes creen que la alfabetización digital debe seguir aumentando; sin embargo el 40% de los estudiantes tienen un buen nivel de alfabetización digital frente al 23% de los profesores. Por tanto, ambos deben compartir las mismas tecnologías de apoyo, tales como dispositivos móviles, contenido web, pantallas, multimedia, etc.

2. Social. El 72% de los centros educativos dan a los estudiantes acceso a canales sociales. La influencia de las redes sociales, añadido al aspecto colaborativo y la interacción, puede fomentar habilidades digitales, de comunicación y de creación en equipo. Grabar las clases o retransmitirlas en streaming para que los estudiantes puedan comentar en el momento como hacen en sus perfiles sociales como Instagram o Periscope puede ser un gran paso para socializar la docencia.

3. Compromiso. El 81% de los profesores creen que el e-learning aumentará en popularidad. A su vez, el 92% de las instituciones educativas siguen defendiendo los espacios físicos para el desarrollo docente, tales como bibliotecas o laboratorios, y el 68% de las instituciones están adoptando medidas para adaptar espacios físicos y de colaboración para satisfacer las necesidades de diferentes estilos de enseñanza. Es posible comprometerse a hacer cohabitar ambos modelos incluyendo pantallas táctiles y recursos online en estos espacios físicos de colaboración educativa.

4. Vídeo. El vídeo sigue ocupando una parte importante del desarrollo educativo actual. Puede servir como una herramienta de comunicación, proporcionando retroalimentación entre alumno y docente. 90% de los responsables de las tomas de decisiones educativas creen que el vídeo jugará un papel importante en el futuro de la educación. El 70% de las instituciones ya utilizan vídeos de Internet para ampliar contenido. Hoy hay muchas herramientas web y móviles para crear vídeos, gráficos, imágenes, etc. Del mismo modo que se puede seleccionar a manera de ‘curación’ para ofrecer como recursos.

5. Inversión. Se espera que las inversiones tecnológicas contribuyan a objetivos estratégicos más amplios en el campo educativo. Aunque el 63% de las instituciones afirma que es costoso de implementar estas tecnologías, el 45% considera la educación digital como una inversión en la que vale la pena invertir. Construir una presencia digital en los centros va a suponer una mejor posición competitiva. Vídeos, MOOCs, BigData, etc., suponen tanto innovación como modernización en la educación y, a la larga, ahorro de costes.

La educación superior en 2020 se va a construir a base de interacción y aprendizaje social. Tener las herramientas necesarias va a ser fundamental para no quedarse atrás.

Deja una respuesta