13 marzo 2017

Precios dinámicos y modelos de suscripción

shutterstock_556925404

Subscription business model in the form of binary code, 3D illustration, vía Shutterstock

Los medios de comunicación podrían ver en Facebook y Google un ejemplo de construcción de un ecosistema de noticias sostenible donde el modelo de suscripción se adapte definitivamente al consumo de información actual.

Esta es la conclusión a la que llega Frederic Filloux, editor de Monday Note, en un acertado artículo en el que aboga por aceptar la realidad del precio dinámico en combinación con el Big Data  a la hora de vender contenidos online.

Un ejemplo análogo clarificador del poder de los precios dinámicos es el que pone cuando se compra un billete  de avión, donde cada pasajero lo ha podido adquirir el mismo servicio por a diferente precio. Consecuencias del comercio electrónico, donde muchos factores y datos recogidos pueden hacer que los precios varíen.

Según Filloux, los editores deberían comenzar también a ajustar sus precios de forma dinámica en función de lo que el mercado está dispuesto a pagar. Nada más aparecer las primeras publicaciones online, ya aparecieron también en cierto modo los precios dinámicos en forma de subastas de anuncios. Una idea que no es nueva para aplicar en el milésimo intento de salvar a los medios desde la irrupción de lo digital.

Sin embargo, el sector de las publicaciones no pensó en cómo aplicar un modelo similar y en cotizar las suscripciones de manera dinámica y en tiempo real. Ahora, en esta era móvil, además, las noticias no sólo compiten con el tiempo y la atención, también con las redes sociales, los juegos, las apps, etc. De modo que a la hora de pagar por contenido online, los consumidores optan por servicios como Netfix o Amazon Prime o cualquier otros servicio online. Las noticias y la información han pasado a un plano inferior.

En la pugna de Facebook y Google por contribuir a un ecosistema sostenible de noticias, Filloux aboga por que estas plataformas permitan que los editores vendan suscripciones a través de ofertas orientadas dinámicamente, impulsadas por los datos que  ambas tienen de cada usuario.

Precios dinámicos que se pueden adaptar el nivel adquisitivo de cada usuario, por poner un ejemplo, a la hora de establecer un pago por suscripción. Las cuestiones de la privacidad podrían ser más complicadas que las técnicas para llevar a cabo este modelo.

Una vez más, en caso de que dos gigantes de Internet acaparen la información y los medios dependan de estas plataformas de distribución global, los medios –así como cualquier plataforma de venta de contenidos digitales-, deberían ser estos mismos los que con las mismas armas –Big Data y precios dinámicos– consigan darle un nuevo rendimiento a los sistemas de suscripción si de verdad se quiere que siga siendo la principal fuente de ingresos de tales medios.

Deja una respuesta