23 marzo 2017

VoCo. No pongas palabras en mi boca

adobeVocoEn la época en auge de las noticias falsas y de neologismos de moda como ‘posverdad’ para calificar a la mentira fácilmente convincente, parece que también la tecnología tenía que poner su granito de arena.

En este caso es Adobe, donde están trabajando en un software (denominado ‘ProjecT VoCo‘) que añadiría palabras en un audio, pero palabras que nunca habría dicho el emisor de tal audio.

Es decir, se trataría de una suerte de Photoshop para archivos en audio que permitirá a cualquier persona atribuir palabras en su boca que no ha dicho nunca.

Tras grabar una voz durante 20 minutos –el tiempo mínimo necesario para que la voz pueda ser replicada por el algoritmo-, esta tecnología VoCo permitiría después recrear nuevas declaraciones con esa misma voz, como explican en un vídeo de presentación.

En realidad el proyecto, aún en desarrollo, comenzó un diseño para conseguir un software de edición de audio de alta calidad (editar, eliminar ruidos, etc.) y con nuevas cualidades que la harían destacar en ese campo, pero la funcionalidad de la que aquí hablamos es la que ha resultado ser más llamativa, como es natural.

Según las declaraciones oficiales de Adobe, esta funcionalidad permitiría a la gente corregir, cambiar, insertar palabras en una narración. Esto puede ser muy útil para editores de audio de podcasts, incluso de audiolibros, pero, por otro lado, también puede permitir que cualquiera con acceso a tal tecnología pueda falsear las palabras de otra persona. De modo puede complicar aún más determinar, por ejemplo, qué declaraciones son reales y cuáles falsas.

Esperaremos a ver el resultado final, las condiciones y licencias de uso para saber hasta qué punto esta tecnología puede ser usada para fines no tan buenos como los que pretenden sus creadores.

En una era en la que muchas personas y no pasan de leer los titulares de un tuit o un periódico, y donde una imagen -manipulada o no- basta para certificar la veracidad de una noticia, la manipulación de la voz puede acabar por hacernos desconfiar de cualquier cosa.

Deja una respuesta