26 abril 2017

El valor de la información móvil en los museos

shutterstock_493642717

Image Application Gallery Display Concept, vía Shutterstock

Muchas veces hablamos de la importancia que puede tener para los museos poder recopilar datos.

Aunque existen varias maneras de hacerlo, como las alfombras con sensores, hoy la mayoría de las veces se hace a través del móvil, bien a través del uso de los beacons, bien directamente a través de la conexión WiFi.

Sólo a través de la conexión vía WiFi –y también con beacons, si se quiere-, tres importantes museos del Reino Unido (Museo de Historia Natural de Londres, el Museo Nacional del Ferrocarril y la National Gallery) se han prestado a compartir la valiosa información que los móviles de los visitantes les pueden ofrecer para una mejor gestión de los centros. Son, pues, ejemplos concretos.

Los datos señalaron –en concreto en el Museo del  Ferrocarril-que existe una correlación de un 96% entre el número de dispositivos wifi conectados y los datos reales sobre el número de personas en el museo.

La información también señala que sólo rastreando la ubicación de los visitantes en cada momento, se puede tener una cartografía completa del público con los puntos de mayor concentración de visitas, por ejemplo.

Una ubicación que también se extiende a los alrededores de cada edificio, lo cual ayuda a gestionar entradas o incluso puestos o tiendas que se sitúan fuera de los mismos (el Museo del  Ferrocarril descubrió que la gente pasa alrededor de 93 minutos en torno al museo).

Otros datos se concentran en el tiempo, de modo que se puede saber cuánta gente pasa más o menos tiempo en una ubicación concreta donde puede estar una obra de arte determinada, la cafetería o la propia tienda del museo.

La concentración mayor o menor en una sala puede explicar el mayor o menor éxito de una obra o de una artista, como pasó en la National Gallery con la sala que contiene pinturas de Venecia (1530-1600), la más visitada.

No sólo ayuda saber qué es lo que interesa más al público, sino también si, en virtud de una excesiva concentración, las obras están mejor o peor ubicadas para el tránsito de visitantes. Además, la información recopilada permite saber cómo llega la gente a una sala a otra y dónde se dirigen después de cada una, qué dirección es la más habitual.

La conectividad también facilita saber quiénes son nuevos visitantes y cuáles los habituales, o que ya han estado en alguna otra ocasión.

Este estudio sobre el valor de los datos recopilados a través del móvil de los visitantes de estos museos  les ha servido, además, para darse mayor cuenta del valor de tal información. Su uso, sin duda, se va extender en este tipo de instituciones.

Deja una respuesta