12 septiembre 2017

Una app para conversar con periodistas y escritores

purple appEl servicio de Purple, que consistía básicamente en enviar notificaciones con una selección de noticias de última hora y eventos en vivo según las opciones de sus suscriptores, ha dado un nuevo giro para volcarse también en la mensajería.

Si sólo hace unos meses habían decidido ofrecer sus servicios directamente a través de Facebook Messenger porque el número de personas que ya tienen la app de esta red social instalada en sus teléfonos era muy grande, y porque la experiencia de usuario de su servicio de mensajería es de las mejores, según considera David Heimann, cofundador de Purple, ahora han decidido crear su propia plataforma de mensajería.

Una de las razones es que, a pesar de que  anteriormente pensaban que Facebook Messenger ofrecía un servicio directo y gratuito con una interfaz muy buena, ya que la posibilidad de interacción bajo un modelo tipo bot es mucho mayor y más ágil -aunque, curiosamente, en su caso toda la interacción era humana-, los usuarios han señalado que le falta capacidad de personalización y que, para muchos, Facebook Messenger sigue siendo un canal para las amistades o personas más cercanas.

Por otra parte, han querido insistir en que su servicio no es un bot, como sí podemos ver en casos como editoriales que usan este canal de Facebook, si no una red de personas que se dirigen directamente al usuario. De hecho, y esta es la parte más interesante del pivote que ha dado Purple, ahora el enfoque está en que la usen los periodistas y creadores, siendo estos los que fijen sus propios precios.

Es decir, los creadores de contenido serán los que se comuniquen directamente con los usuarios, y no sólo envíen noticias, sino que debatan con ellos sobre el contenidos que les están ofreciendo, puesto que de una herramienta de mensajería se trata. Esto sí que supone un servicio personalizado y directo donde el usuario acude a las fuentes que verdaderamente interesan.

El hecho de que los lectores puedan estar en contacto con sus periodistas favoritos es un punto a favor del giro de Purple. Veremos si tiene éxito la propuesta. Mientras, estaría bien pensar en un modelo similar en el sector editorial, donde los autores puedan entablar conversación con sus lectores, esta vez sin ser un bot.

Previo pago, claro, así no se convertiría en otro Twitter, y sería un modo de filtrar a los verdaderos interesados en la obra de un autor frente a los trolls y gente con demasiado tiempo libre, por ejemplo.

 

 

 

Deja una respuesta