03 mayo 2018

Sobre los nuevos lectores y empresas emergentes

nuevoslectoresEl proyecto de carácter experimental de la Fundación Germán Sánchez Ruipérez (FGSR) denominado Laboratorio Contemporáneo del Fomento de la Lectura publicaba hace  unos días un documento con los resultados de sus reuniones de trabajo y análisis bajo el título “Nuevos lectores y empresas emergentes”.

Es una guía donde se confrontan los nuevos hábitos de los lectores con las oportunidades de las empresas del sector para generar una relación nueva con un mercado cambiante.

Cambios que, según se concluye, se derivan más “de las modificaciones experimentadas en el comportamiento de los lectores que de innovaciones en las propuestas de valor de las empresas”.

Por tanto, el futuro de los hábitos culturales –continúa- “estará marcado por las pautas de comportamiento que observemos entre los más jóvenes.”

No obstante se reconoce  que la industria tecnológica ha sido la impulsora, ciertamente, de forma involuntaria, de muchos de los nuevos comportamientos de lectura que emergen en este momento, tanto en contenidos (digitales) como a través de la aparición de nuevos agentes de la industria tecnológica.

A propósito de la percepción del consumo cultural, y en concreto de la lectura, para los millennials leer es leer libros en papel. A su vez, la lectura sigue estando vinculada a la exigencia, al aprendizaje y, cuando se aleja de esta visión, se relaciona básicamente con la narrativa.

Estas perspectivas pueden ayudar a definir el concepto de lectura de los jóvenes lectores, es decir, saber sus gustos y exigencias. Y son las bibliotecas públicas y escuelas las fuentes directas para proporcionar esta información a editoriales y empresas relacionadas con el mundo del libro.

Asimismo, el informe llama la atención sobre la necesidad de entender Internet no sólo como un soporte, sino como un medio; del mismo modo, ahondar en la necesidad de pensar en el teléfono móvil como un elemento de múltiples capacidades para la creación y el consumo de cultura, y de historias.

Hace una llamada también este documento a la importancia de trabajar desde redes de interacción que logren que las empresas emergentes del mundo del libro puedan fomentar las probabilidades del descubrimiento de contenidos que lleven a su compra, basándose sobre todo en la información sobre las preferencias de los usuarios, la cual ahora es posible obtener gracias a los datos que los propios usuarios aportan en sus interacciones.

Todas las conclusiones, datos y propuestas en el informe ‘Nuevos_lectores_y_empresas_emergentes‘.

 

Deja una respuesta