09 mayo 2018

Perlego, el Spotify de los libros académicos

spotifyPerlego es una startup que se ha propuesto con seguir que los libros de texto sean más asequibles gracias a su innovador servicio de suscripción.

Como hemos señalado en varias ocasiones, ayer mismo a propósito del nuevo servicio de suscripción de Amazon, el modelo de suscripción suma adeptos en todos los campos, también en los de la edición.

En el caso de Perlego optar por un modelo como este tiene sentido, dado –como también hemos anotado en otras ocasiones al hablar del modelo educativo y de libros de texto y universitarios en Estados Unidos- el alto costo que supone para los estudiantes comprar todos los libros que necesitan para sus estudios en otros países como el Reino Unido, donde surge la iniciativa de la que estamos hablando.

Así, Perlego, que ya cuenta con más de 300.000 publicaciones profesionales y académicas a disposición de sus usuarios, ha optado por ofrecer dos planes de suscripción: el plan Estudiante y el plan Premium. El primero ofrece a los estudiantes acceso gratuito a un limitado número de contenidos durante 14 días, para luego pasar a pagar unos 13 euros por mes.

El plan Premium también tiene acceso gratuito de 14 días para después tener un cargo mensual de algo más de 17 euros por tener acceso a todos los contenidos.

Aquellos que quieran adherirse a alguno de estos planes pueden consultar la vasta biblioteca digital para verificar que los libros que necesitan estén disponibles. Tanto de ebooks como de informes y publicaciones online. Además, se puede acceder a Perlego desde todos los dispositivos.

La idea es de Oliviero Muzi y Gauthier van Malderen, cansados de gastar tanto dinero en libros de texto cuando estudiaban en Cambridge. Como usuarios habituales de Spotify, un día decidieron llevar el mismo modelo a los libros y textos universitarios.

De momento, más de 1.400 editoriales se han sumado al programa de Perlego. Entre ellas Pearson, Wiley, Cengage, Oxford University Press así como las plataformas Bloomsbury e Ingram.

Deja una respuesta