25 julio 2018

Aumenta el consumo de contenidos en streaming y de suscripción

shutterstock_154463366

OTT Service – Wordcloud Concept, por Tashatuvango/Shutterstock

Según una encuesta global de eMarketer, más del 10,2% de la población mundial pagará por una suscripción para ver la televisión en streaming lo que queda de año 2018.

Esto supone que casi 765 millones de personas en todo el mundo usarán un servicio de vídeo por suscripción al menos una vez al mes como Netflix, o Amazon Prime. Lo que también supone el 32,1% de los espectadores de vídeo y televisión digitales en todo el mundo.

Asimismo, eMarketer estima que este mercado de las denominadas OTT (de libre transmisión en plataformas digitales) de suscripción global crecerá un 24.0% este año gracias a la creciente penetración de Internet, la velocidad de conexión más rápidas y un cambio más amplio y competitivo en la industria entretenimiento en Internet.

Sólo la proporción de usuarios de Netflix entre los usuarios de un servicio de vídeo OTT de suscripción en todo el mundo será de casi 44% este año, a pesar de las malas cifras del último trimestre para la famosa plataforma. En Estados Unidos representará ya el 44.4% de su audiencia global.

La popularidad de Netflix en su mercado nacional se atribuye en parte a la tendencia cada vez mayor del desinterés en los paquetes de televisión por cable. Se espera que casi el 13% de los hogares de ese país abandonen la televisión por cable hasta finales de 2018. Algo diferente de lo que sucede en Europa, Asia y el Pacífico, donde los servicios por cable son mucho más asequibles.

Netflix también es particularmente popular en los países nórdicos, donde los mercados OTT están muy avanzados y hay una alta concentración de acceso de banda ancha. En Alemania, la audiencia ha experimentado un fuerte aumento el año pasado cuando Netflix lanzó su primera serie original en alemán y series populares de éxito internacional. Además, la falta de anuncios en dichas plataformas OTT de suscripción ha atraído las preferencias de privacidad de muchos consumidores en Alemania, donde son muy conscientes de la importancia de estos asuntos.

Por otra parte, Australia tiene el mayor índice de usuarios de Netflix en la zona de Asia y el Pacífico. Además, la estrategia de Netflix para asociarse con proveedores de telecomunicaciones locales ha ayudado a hacer crecer su huella entre los consumidores del país.

Por el contrario, Francia –ya en Europa- no ha alcanzado a un alto nivel Netflix de consumo de la plataforma y ocupa el último lugar en el uso entre los países de Europa occidental. Quizá en parte porque la ley proteccionista francesa exige que las películas no puedan aparecer en los servicios de libre transmisión hasta 36 meses después de su estreno en las salas.

Será interesante ver cómo evolucionan otro tipo de contenidos como los ebooks y los audiolibros que también siguen modelos similares de suscripción.

Deja una respuesta