10 julio 2012

TED se convierte en editor digital

TEDbooksEn TED se ha convertido finalmente en editores digitales. Si bien antes ya se podían leer algunas de sus conferencias en formato Single para Kindle, ahora han dado el salto con TED Books para editar y distribuir su propio contenido.

Los libros siguen en la línea del formato corto o fragmentado, sujeto a la idea principal que quieren defender. Libros, entonces, cerca de las 20.000 palabras que se pueden leer en menos de una hora.

Con esta nueva iniciativa continúan explotando su acertada visión de modelo de negocio que viene en parte a raíz de algunos cambios en los hábitos de lectura que se vienen observando, donde hay gente no tiene tiempo siempre de leer libros muy extensos, pero está interesada en profundizar en ciertos temas más allá de leer un reportaje.

Este tipo de libro permite acceder al conocimiento de un tema de una manera amable y concisa, si luego alguien quiere profundizar más o especializarse tendrá que leer otros libros relacionados con mayor extensión. Es una muy sugerente puerta de entrada a temas que puedan interesar interesan o para quienes quieren estar al día en temas de actualidad, escritos además, por algunos de los mejores conocedores de cada tema.

Del mismo modo, han querido conseguir una experiencia de lectura digital lo más completa posible, para lo cual han enriquecido los libros de una forma nada invasiva, con audios, mapas, fichas aclaratorias, vídeo, etc., todo perfectamente integrado y pertinente, dirigido a una interacción voluntaria y ajustada, siguiendo el modelo de Atavist en el que se basan, cuyos logros en la experiencia de lectura ya hemos subrayado en otras ocasiones.

Por último, siguen manteniendo una política de precios accesibles (2,40 €) a lo que le añaden la posibilidad suscribirse, con ventajas para aquellos que se hagan suscriptores durante estos primeros 90 días, quienes podrán acceder al catálogo completo.

45 Respuestas

  1. Pingback : TED se convierte en editor digital | Livros e afins

Deja una respuesta