22 febrero 2015

Claves del éxito del préstamo digital en bibliotecas públicas

Al igual que Julián Marquina y Manuel Gil, coincidimos en que aún es pronto para evaluar los  primeros datos sobre el nivel de préstamo de ebooks en las redes de bibliotecas públicas de España y más aún para ponerse a comentar críticamente su evolución inicial. Sin embargo, dado que algunas bibliotecas públicas pioneras en el mundo llevan ya entre 3 y 10 años prestando ebooks, consideramos que sería interesante conocer de primera mano el ritmo de adopción del préstamo digital en sus plataformas, las lecciones aprendidas, así como las claves de los logros obtenidos basándose en sus experiencias.

A lo largo de las últimas semanas nos hemos puesto en contacto con los responsables de las principales bibliotecas del mundo con el fin de conocer la evolución de sus plataformas de préstamo de libros electrónicos en sus respectivos países (Estados Unidos, Canadá, Reino Unido, Italia, Suecia, etc.). Tras llevar a cabo este intercambio constructivo de conocimiento podemos llegar a la conclusión de que, aunque los primeros datos en España sean bajos, están en línea con lo que ocurrió en esos países en los albores de sus plataformas. No obstante, cabe resaltar la sorprendente evolución de la plataforma eLiburutegia del País Vasco, que en tan solo tres meses desde su puesta en marcha ha logrado convertir a más usuarios en lectores digitales que otras plataformas de préstamo digital en 5 años.

Ratios de conversión de usuarios de bibliotecas en lectores digitales

Uno de los temas de conversación más interesantes que hemos mantenido con los responsables de las mencionadas plataformas era conocer sus ratios de conversión de usuarios de bibliotecas en lectores digitales. Detallamos a continuación algunos de estos datos para entender mejor la evolución de plataformas similares en diferentes lugares del mundo:

Biblioteca Pública de Nueva York

Esta entidad lleva más de 10 años prestando libros electrónicos, aunque el punto de inflexión tiene lugar en 2012 al sobrepasar el millón de préstamos de ebooks. Las bibliotecas públicas en los Estados Unidos invierten anualmente más de 100 millones de dólares en la compra de licencias de libros electrónicos, de los cuales 2 millones provienen de la Biblioteca Pública de Nueva York. Mientras que el préstamo de libros en papel no para de caer año tras año, el préstamo de ebooks creció un 34% en relación con el año anterior. Cerca de 100.000 usuarios de la Biblioteca Pública de Nueva York han solicitado un préstamo en el último año, superando una circulación de 1.6 millones de ebooks en 2014. Este colectivo de lectores en pantallas representa el 3,33% del total de usuarios de NYPL.

Bibliotecas Públicas de Quebec

Los ratios de conversión en lectores digitales de la plataforma PretNumerique de Quebec son para dar envidia sana. Las cerca de 1.000 bibliotecas públicas que existen en Quebec cuentan con más de 2.750.000 usuarios, de los que 190.000 se han dado de alta en la mencionada plataforma, generando uno de los ratio de conversión más elevados de este análisis comparativo: 6, 91%. Pero no solo se han dado de alta en plataforma; los usuarios de la misma han solicitado más de 1.400.000 préstamos en los dos últimos años. Una de las claves del éxito de esta plataforma es su amplio catálogo, que supera los 30.000 títulos. Con este extenso catálogo no hay lector que no encuentre un libro que se ajuste a sus afinidades lectoras.

Bibliotecas Públicas en Italia

Si nos acercamos a países de nuestro entorno, como Italia, descubrimos que los ritmos de conversión a lectores digitales son más próximos a nuestras realidades, pero también que existe una amplia demanda de contenidos digitales en bibliotecas más allá de ebooks. La plataforma MediaLibrary, que lleva en servicio desde 2009, ofrece un catálogo de más de 41.700 ebooks de 400 editoriales italianas –incluyendo a las 6 más grandes- a los más de 1.000.000 usuarios registrados de las 4.000 bibliotecas que utilizan esta plataforma.  Los más de 30.000 usuarios que se han dado de alta en esta plataforma han realizado más de 200.000 préstamos alcanzando un ratio de conversión de un 3%. En apenas dos años han pasado de un ratio de conversión de 1,25% al 3% mencionado. No obstante, el número de usuarios digitales se eleva hasta 63.000, así como el ratio de conversión hasta el 6.3%, si contabilizamos todos los préstamos de contenidos digitales que se ofrecen en esta plataforma (revistas, periódicos, películas, música, etc.) que alcanzan los 916.081 prestamos.

Bibliotecas Públicas de Suecia

Un 1,5% de los 700.000 usuarios de las bibliotecas públicas de Suecia ha solicitado un ebook en el último año a través de la plataforma Atingo. Una de las claves del éxito de la rápida evolución del préstamo digital en este país se debe a que esta plataforma, que entró en servicio en 2013, conecta a los editores con las bibliotecas de manera directa, de modo que ambos pueden ver la disponibilidad en tiempo real, así como negociar los precios de nuevas adquisiciones y renovaciones de licencias.

eLiburutegia – Plataforma de la Red de Bibliotecas Públicas del País Vasco

En menos de tres meses de vida, la Biblioteca Digital de Euskadi (eLiburutegia) ha prestado ya un total de 5.000 libros digitales entre los más de 570.000 socios de la Red de Lectura Pública de Euskadi. En este breve tiempo de operativa, 3.630 socios de la Red se han dado de alta en la nueva plataforma generando un ratio de conversión del 0,64%. Unos resultados iniciales muy significativos si los comparamos con los resultados de las dos anteriores plataformas que llevan muchos más años prestando servicio a sus usuarios. Una de las claves del éxito de esta plataforma es la fuerte apuesta por el fomento de la lectura en pantallas a través de un amplio y diverso catálogo de ebooks que supera ya los 5.000 títulos y que espera duplicar en breve. Al igual que en el caso del éxito de las Bibliotecas de Quebec, no habrá lector que no encuentre un libro que se ajuste a sus afinidades lectoras.

Para aquellas personas que quieran profundizar en el préstamo digital en bibliotecas públicas, recomendamos leer los posts de Carme Fenolls y José María Merlo publicados recientemente sobre este tema.

Conclusiones: Claves del éxito del préstamo digital

Más allá de estos ratios, que no son los únicos ni los más singulares a la hora de analizar la evolución del préstamo digital en bibliotecas públicas, lo verdaderamente importante es analizar cuáles han sido las claves del éxito de las plataformas mencionadas.

A lo largo de las conversaciones mantenidas con los responsables de las mismas surgieron varios aspectos clave que compartimos con vosotros para enriquecer el debate sobre la evolución y los retos del préstamo digital en nuestro país.

1) Amplio catálogo de ebooks. Tener una amplia oferta de ebooks es una de las principales claves para fomentar el préstamo bibliotecario. Según el estudio “Uso de los ebooks en las bibliotecas públicas”, las plataformas con mejores ratios de utilización del servicio de préstamo digital son aquellas que cuentan con un promedio de más de 10.000 ebooks en sus catálogos.

2) Formación a los bibliotecarios. Más allá de poseer un amplio catálogo, lo realmente importante es involucrar a los bibliotecarios en todo el proceso: escuchándolos activamente, recogiendo sus sugerencias y propuestas de mejora para lograr que el proyecto de préstamo digital sea un éxito. Desde el principio, además de la selección de contenidos, se debe formar a los bibliotecarios para que conozcan en profundidad el funcionamiento de la plataforma con el fin de que puedan recomendarlo activamente a los usuarios.

3) Compra de licencias de préstamo sin caducidad. No existe un único modelo de licencias sino una amplia gama de escenarios que deben ser analizados entre editores y bibliotecarios para determinar la idoneidad de cada licencia según el potencial uso de los ebooks adquiridos.  Sin embargo, la mayoría de los encuestados ha señalado que las “licencias sin caducidad” son las únicas que hoy en día garantizan la sostenibilidad económica del préstamo bibliotecario.

4) Fomento de la lectura en pantallas. Además de un buen catálogo y unos bibliotecarios motivados con el proyecto, las bibliotecas deben hacer un esfuerzo por fomentar la lectura en pantallas a través de planes de clubes de lectura digitales, campañas de fomento de la lectura online a través de sus blogs y redes sociales, así como coordinando campañas con escuelas, autores y editores para dinamizar la rotación del catálogo adquirido.

5) Mayor control de la tecnología. Frente a una primera fase que conllevaba la contratación de los servicios de préstamo de plataformas comerciales tipo Overdrive, 3M Cloud Library o Baker&Taylor, varias bibliotecas europeas y norteamericanas están analizando la puesta en marcha de plataformas propietarias, como Library Simplified, con el objetivo de tener un mayor control y flexibilidad a la hora de ofrecer sus servicios públicos a sus usuarios.

6) Más allá de ebooks. Las bibliotecas deben liderar la búsqueda de contenidos y ofrecer a sus usuarios todo tipo de contenidos digitales. En este sentido, las bibliotecas públicas más innovadoras están incorporando a sus catálogos todo tipo de contenidos:  apps educativas, una amplia selección de libros auto-editados, contenidos generados por los usuarios, obras libres de derechos de autor, videojuegos, cine, música, etc., así como ebooks del sector editorial.

Esperamos que con este breve análisis comparativo hayamos conseguido aportar una visión más completa sobre la evolución del préstamo bibliotecario, los retos a los que nos enfrentamos, así como el amplio camino que aún nos queda por recorrer.