08 febrero 2018

Impacto de la inteligencia artificial en la economía global

IA GlobalThe Economist, junto a Google, acaban de publicar extenso estudio sobre las ventajas y los riesgos del impacto de la inteligencia artificial y el aprendizaje automático en la economía global.

Mientras España no obtiene buenos resultados de crecimiento en el promedio anual sobre el Factor Total de Productividad de manera general en los países seleccionados de la OCDE, Australia es el país que, de manera concreta, mejor y de manera creciente va a adaptar las inteligencias artificiales a su economía. Esto supondría un amento de mano de obra y mayor inversión tecnológica.

El estudio se centra en tres escenarios posibles hasta el año 2030 en cinco países (Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Japón y el conjunto de Asia en desarrollo), y señala la importancia de que los responsables políticos de todos los países se centren en invertir en habilidades y capacitación, mantener la seguridad de los datos e invertir en I+D y tecnología.

Dentro de los escenarios en torno al impacto económico del aprendizaje automático y la inteligencia artificial, dos de ellos se centran en una mayor productividad humana mediante el aumento de personal, una mayor inversión en tecnología y acceso a datos de fuente abierta, mientras que el tercero señala el insuficiente apoyo normativo para cambios estructurales en el economía.

Los resultados del informe muestran que, aunque los temores de los pesimistas sobre el impacto del aprendizaje automático y la inteligencia artificial en general pueden ser exagerados, las afirmaciones de los más optimistas tampoco son del todo respaldadas.

En cuanto a la mirada que hace el informe al impacto del aprendizaje automático en cuatro industrias, llega a una conclusión similar. El transporte, la salud, la energía y productos de manufactura ya se están beneficiando del uso del aprendizaje automático, y continuarán haciéndolo durante el período pronosticado, pero muchos de estos beneficios serán mejoras incrementales en seguridad y eficiencia en lugar de cambios generales.

Tanto para las empresas que desarrollan el aprendizaje automático como para quienes lo usan, todos los informes reseñados en este estudio encuentran que la comunicación entre ellas, los usuarios y los legisladores, debe mejorar.

Esto incluye hacerlo mejor para gestionar las expectativas sobre el impacto del aprendizaje automático, reconocer los riesgos potenciales y las ventajas posibles, mejorar la confianza y la transparencia, y educar a los ciudadanos para que las normales lagunas de conocimiento sobre el tema no se colmen, a su vez, con desinformación, interesada en muchos casos.

Los responsables de formular las políticas al respecto se enfrentan a una serie de decisiones importantes sobre al aprendizaje automático y su impacto. El principal de ellos es invertir en habilidades y educación. La demanda sobre la necesidad de construir de equipos y también de pensamiento crítico aumentará, lo que significa que la educación técnica y la capacitación por sí solas no ayudarán a las economías a hacer frente al freno en el mercado laboral que probablemente cause el aprendizaje automático.

Por último, también señala el informe que será fundamental obtener las políticas correctas sobre los datos e invertir en I+D y tecnología. Las preocupaciones de los ciudadanos sobre la privacidad y la seguridad de los datos personales deben ser mitigadas para que los datos puedan seguir fluyendo dentro y entre los países. El sector público también debe volver a invertir en I + D para que no sólo avance el sector privado.

Se puede acceder al informe a través de este link para su libre descarga.

Deja una respuesta