24 abril 2018

Kafka, ‘La metamorfosis’ y la realidad virtual

VRWandlungVimos como George Saunders se atrevió a llevar una de sus obras a la realidad virtual, y hay quienes han llevado a James Joyce también al mismo terreno.

Ahora, de la mano del Goethe Institut llega La metamorfosis de Kafa –VRWandlung-, una instalación interactiva que viajará por todos Institutos Goethe del mundo durante 2018-2019, y que comenzó en marzo en Praga, claro.

La instalación propone una experiencia de realidad virtual que conduce a los miembros de la audiencia dentro de la habitación de Gregor Samsa, el personaje principal de la novela de 1915 de Franz Kafka. Además, incluye sonido ambiental cuadrofónico junto a música inspirada en misma obra.

La idea es hacer que los usuarios se conviertan en protagonista y experimenten de una manera distinta a como lo hicieron con la lectura del libro la transformación en esa suerte de insecto indefinido con la que parte la novela. Sus creadores han creído ver en esta compleja y convulsa obra un modelo ideal para conseguir otro tipo de sensaciones y emociones más intensas.

Comentaban en The Economist a propósito de esta iniciativa el potencial de esta tecnología para recrear, gracias al tratamiento virtual, los mundos literarios; si bien también señalaban algunas de sus limitaciones, como el alto costo que suponen este tipo de proyectos o el hecho de que, al basarse en obras ya escritas, el componente interactivo, de toma de decisiones por parte del usuario, está condicionado y restringido por el propio argumento y desarrollo de la historia.

En este caso, se ha puesto más énfasis en las reacciones que en la propia interacción durante la acción. Es decir, se focaliza antes en las sensaciones y reacciones posibles de tal modo que el papel en cuanto a los movimientos usuales de este tipo de adaptaciones virtuales es mucho más pasivo. De este modo, se ha querido preservar el sentido de la novela.

Según Reiner Stach, el biógrafo de Kafka que colaborado con el proyecto, es posible que al propio Kafka le hubiera gusta esta tecnología; el autor fantaseó alguna vez con la combinación de visores de tarjetas postales estereoscópicas con imágenes en movimiento para crear películas en 3D.

Quién sabe si su perspectiva de la historia hubiera sido distinta con la realidad virtual en mente.

Deja una respuesta