14 septiembre 2004

Dieta cultural sana

La dieta, en lo que se refiere al ámbito de esa cosa sagrada y misteriosa que es la Cultura, es igual de personal e intransferible que la dieta nutricional, pero en nuestro primer plano hemos decidido hacer lo que no se debe hacer, generalizar, y hemos mandado a la Sociedad Española en su conjunto a que le eche un vistazo el “dietista”, para que nos diga, siempre según sus criterios profesionales, qué es lo que le sobra o le falta en algunas de las materias que alimentan nuestro espíritu y nuestra mente. Lo que está claro es que no a todo el mundo le sienta bien un atracón de Shakespeare, o una ración doble de Verdi, pues los excesos también aquí tienen sus consecuencias (véase el Síndrome deStendhal , provocado por un empacho ante la contemplación de la belleza, o el “mal de Montano”, que describía Enrique Vila Matas como el mal del que vive obsesionado e inmerso por el mundo literario. O si no que se lo digan a Alonso Quijano…  Que aproveche.

CINE
“Grasa en la bobina” Por Mario Cuesta

No es nuevo. En 2004 el cine fast-food de EEUU repite la cuota de pantalla española de años precedentes, en torno al 40%. Más fácil, más asequible, pero menos sabroso y ante todo, en altas dosis, nocivo para la salud… mental. No te asustes amigo lector. No pretendo proponerte una dieta elitista, de difícil digestión. No se trata del cine que ingieres, sino de la cantidad y la variedad.

El paladar es un “órgano” delicado que se atrofia si siempre se le alimenta con lo mismo. En lo que va de año en nuestro país el 80% de las películas más taquilleras fueron de EEUU (entiéndase: modelo rico en colesterol de Hollywood), y las cinco primeras, megaproducciones sin otra intención culinaria que enriquecerse a costa del espectador: El Último Samuray, Troya, El Señor de los Anillos, La Pasión y El Día de Mañana. Ten cuenta que el exceso de adrenalina es la causa primera de stress. Insisto, en su debida proporción nuestro cuerpo agradecerá estos sabores más intensos.

Ahora bien, introduce regularmente una cocina de puchero, hecha con ingredientes extraídos de la realidad: cine sudamericano, cine iraní (ten cuidado, está cocinado a fuego lento y exige ser degustado sin prisa), cine independiente americano, y cine asiático. Al principio puede provocarte ardor de estómago, pero con el tiempo descubrirás el valor indiscutible de la cocina casera.

Y por supuesto, aderézalo con el aceite de oliva más dorado de nuestra cinematografía. No olvides que uno de los mejores chefs de todos los tiempos es Víctor Erice (en el extranjero es alabado por los más exquisitos gourmets), aunque su prestigio no ha alcanzado todavía al de otro de nuestros maestros, Luis Buñuel. Aceptemos que, en general, el aporte energético de nuestro cine actual deja mucho que desear, pero no podemos depender de Amenábar o Almodóvar (que últimamente presta más atención en la correcta colocación del perejil que en la sustancia de sus platos) para mejorar la cuota de taquilla del cine español en nuestras propias pantallas; en los dos últimos años, once veces inferior al resto.

Al menos de vez en cuando pon en tu mesa algo de la vanguardia culinaria del norte de Europa. Gracias a su tradición transgresora nadie como ellos consiguen que horas después de ingerir sus platos aún tratemos de identificar los sabores inclasificables que nos rondan el paladar.

 En verano, mucho cuidado con los refritos de chiringuito. Las comedietas románticas y películas infantiles suelen provocar estados carenciales.

 Vigila el video doméstico, muy útil para ver aquella película que se nos escapó, para ver algún clásico; pero no olvides que sólo en un patio de butacas puede paladearse completamente una película. En 2003 el 80% del consumo de video eran películas infantiles y dieciocho de dibujos animados. Los padres atareados deben comprender que alimentar a nuestros hijos con productos que no suponen un desafío para su inteligencia (mayor de lo que creemos) acaba por atrofiar su sensibilidad y su desarrollo. En ellos depositamos la esperanza de una dieta futura más equilibrada y saludable.

LITERATURA
“Pecunia non olet” Por AJM

Cada vez que escucho a los nutricionistas hablar de la degeneración de la dieta mediterránea me entra un no se qué que me deja muy triste,  porque sería maravilloso poder decir lo mismo de los libros que leemos, la “dieta literaria” española.

A uno le gustaría decir que tenemos unas librerías maravillosas, pero… Imaginen que pasara lo mismo con las carnicerías: que desaparecieran, que sólo se pueda comprar carne allí donde no saben cortarla ni venderla: vaca loca, seguro. Antes había muchísimas, en los barrios los libros estaban acompañados por la papelería. Eran malitas y escasas, pero estaban cerca. Ahora los libros han dejado su lugar a la prensa y las chucherías. Donde hoy se venden libros es en las grandes superficies, junto a los tomates y los destornilladores –su hábitat natural, vamos-, o en los grandes almacenes –ecosistema idóneo el de medias y carteras de piel-, o en los centros comerciales de ocio, esos paraísos que soñábamos los lectores y que en la realidad tienen sólo libros editados los dos últimos meses porque de hace dos años son viejos y ya no existen. Librerías como Dios manda quedan pocas, y lo peor de todo es que últimamente contratan a gente que no sabe cómo atenderlas, les da lo mismo un libro que un calcetín, atienden como una de estas hamburgueserías a las que se va con coche y así no hay quien se vaya satisfecho, y siempre falta algo, el tomate, las patatas o alimento para el cerebro.

También sería maravilloso decir que la ingesta excesiva de comida basura es algo reciente. Que si ahora se venden como rosquillas, perdón: donuts, los “best-sellers” más zafios para lectores comodones es porque la mercadotecnia –palabra española- ha triunfado tanto en el mundo de la cultura como en el resto. Todo es mercado, producto, espectáculo. Los autores fabrican libros a medida para un mercado que los engulle como si se tratara de hamburguesas y los promociona en apariciones insulsas en la televisión. Es muy fácil explicar por qué todo el mundo se lanza a leer libros simplones y de consumo fácil con una simple referencia a la influencia yanqui. Pero la verdad es que durante siglos lo que ha funcionado en España fue el Kempis y que Blasco Ibáñez vivió mucho mejor que los más nutritivos Galdós o Baroja, y eso que ellos tampoco vivieron mal, con esto de la literatura. Resumiendo, que la dieta mediterránea es maravillosa en lo gastronómico, a mí me encanta, pero en lo literario en España hemos pasado del pan duro a los perritos grasosos. Sólo eso. Que pata negra literario siempre ha habido, pero no vende. 

Ése es el problema de la literatura en España. Que cuatro escriben para que lean ocho, y punto. No hay que tirarse de los pelos y clamar en el desierto. Basta con dejar que el río siga su curso: Unos leerán mucho y bien, otros no leerán nada, y una enorme mayoría leerán poco y mal, pero al menos algo y como si se tratara de comida les dará para seguir vivos, y además seguirán imponiendo su criterio a través de la lista de ventas. Porque eso sí que ha sido siempre lo más odioso de las mayorías, que no les vale con ser más sino que encima quieran tener la razón, aunque algunos prefiramos una merluza al Capitán Iglo. Suerte que eso no sigue siendo cuestión de números.

Dejen de comerse la cabeza, lean, a Cavafis por ejemplo, y disfruten del viaje.

ARTES ESCÉNICAS
“Sabor que repite” Por Luis Pérez Gil

El teatro español se ha puesto glotón. En 2003 hemos tenido, según el adelanto de  los datos del Anuario 2004 de la SGAE, récord de representaciones, de taquillaje y de espectadores. Cada vez comemos más teatro, pero ¿son variados los alimentos teatrales que consumimos? ¿Esa mayor cantidad viene acompañada de una mayor calidad? Aquí cada dietista tiene su respuesta y la siguiente es la nuestra.

 El hecho objetivo es que nuestra dieta teatral básica está compuesta de musicales, espectáculos de humor, monólogos, algo de teatro comercial y público con las salas alternativas como aliño. Los centros de producción y consumo de las artes escénicas en España siguen siendo, con una distancia cada vez mayor sobre el resto, Madrid y Barcelona. En total en 2003 se vendieron 14,3 millones de entradas, mientras que en 2002 ese número fue sensiblemente menor: 13,5. Un análisis de los nutrientes más consumidos nos lleva directamente a los musicales. Obras como El Fantasma de la Ópera (por cierto el alimento de más éxito de la historia de nuestras artes escénicas según las estadísticas) Cabaret o Cats han cautivado los paladares del público con sus tramas de fácil degustación, su empaquetado atractivo y su gusto agradable. Debido a su enorme número de ingredientes estos platos son los más caros, pero el consumidor parece más que dispuesto a pagar por ellos. Las recaudaciones de todos ellos son espectaculares. De enero a junio, el podium de las obras más vistas en este país estaba dominado por tres musicales: Cats, Cabaret y El Fantasma.

Este gusto por el musical es especialmente evidente en el consumidor madrileño, pues en Barcelona este alimento no cuaja. Al ser productos caros y populares (lo cual parece en sí mismo una contradicción) tiran de la taquilla y pueden alimentar una sensación engañosa de euforia. Pero hay que ser cautelosos.

De hecho, muchos dietistas y productores de alimento cultural, especialmente (aunque no solo) los que vienen del teatro alternativo, advierten de que no es más que un espejismo. En salas alternativas punteras como Alfil o Cuarta Pared no han notado un gran incremento de espectadores y aguantan gracias a la fidelidad de un público que ellos han ido creando con el tiempo. Por eso aguantan mejor las crisis que los musicales, como la provocada por el 11-M. Desde CIE Stage Holding, la productora de los tres musicales antes mencionados, se admitió un descenso en los primeros meses de casi el 20 por ciento de los espectadores.

Por tanto cabe preguntarse, quién crea realmente una cultura culinaria teatral, quien, crea realmente afición al teatro. Según muchos, los monólogos y musicales son auténtica comida rápida, de escasa aportación a nuestro organismo intelectual. Este dietista rechaza frontalmente esta afirmación, pero es firme defensor de diversificar nuestras fuentes de alimentación. Además, según muestran los datos esa es la tendencia, aunque excesivamente tímida que se registra en nuestro menú escénico. De esta forma vemos como espectáculos de humor inteligente y elaborado como Sit de Tricicle han gozado del favor del público y cómo obras del llamado teatro alternativo son las decanas de la cartelera como la Katarsis del tomatazo en la Sala Triángulo o la Trilogía de la Juventud en la Sala Cuarta Pared. Asimismo, alimentos arriesgados y comprometidos como “La boda de Alejandro y Ana” tuvieron el año pasado que prorrogar sus actuaciones hasta el infinito gracias a su inesperado tirón. Por último hay un dato revelador sobre esta corriente hacia una sana diversificación, que insistimos,  aún es insuficiente: la danza atravesaba hace tres años por su peor momento. En sólo dos años, de 1999 a 2001, había perdido a la mitad de sus espectadores. Sin embargo, desde entonces ha empezado un repunte que parece consolidarse en 2004. Además, una de las viejas reivindicaciones de la danza madrileña, tener un teatro público estable dedicado a ella, se cumplirá cuando a mediados del año próximo abra sus puertas el nuevo teatro de Canal.

Finalmente desde esta consulta nutricional queremos hacer dos recomendaciones, además de la ya apuntada de diversificar nuestras opciones. La primera ir a ver a los autores españoles vivos, muy presentes en las salas alternativas. Y una segunda, dirigida al público madrileño, es no confiar sólo en la potencia de un cartel con alguna gran estrella. Los nuevos valores nos aportan la energía de la renovación.

ARTES PLÁSTICAS
“Dieta plástica” Por Ignacio Sierra

El Arte hace crecer el espíritu, es un alimento indispensable para que nuestro intelecto y nuestra alma no quede raquítica. Es algo en lo que es sano que le vean engordar. Veamos si en esto a los españoles nos gusta presumir de figura o al menos disimular.

Echaremos un vistazo al panorama del arte en España e intentaremos conseguir que usted enriquezca su espíritu a base de una dieta equilibrada. En 2003 visitaron el Prado 2.300.000 personas, el Thyssen 504.796 personas, aunque ese año la fundación no contó con exposiciones temporales a causa de las obras de ampliación, y el Reina Sofía 1.428.884 personas; el dato de visitas a museos al año por español no existe pero por desgracia es parece seguro que no llegamos a 0’5 por barba. El IVAM y el Guggenheim de Bilbao (12 euros la entrada, ya está bien) también cuentan con un buen número de visitas.

Aquí veo que no pisa una galería ni por equivocación, está anémico en ese campo; las galerías pueden nutrirle de lo que se hace o ha hecho recientemente tanto en España como en el extranjero, la entrada es gratuita, no muerden y suelen duplicar el número de los museos de una ciudad. Por otro lado se ha animado a comprar un grabado en Estampa, para un regalo, estupendo. No es una feria vanguardista precisamente, pero es un paso. ¡Ah! que también ha estado en ARCO, ya veo que tiene quejas, demasiada gente y precios disparatados… usted haga la visita para disfrutar mientras pueda y con lo que pueda, haga su propia lectura sobre el mercado del arte contemporáneo y opine qué vale su precio y qué no; quítele importancia al contexto y ríase ante una obra si se lo pide el cuerpo.

Permítame, además, recomendarle que no deje de visitar el Museo Nacional de  Escultura en Valladolid, el Museo Romántico (Madrid), la Casa Museo de Sorolla o el Museo Nacional de Arte Romano de Mérida… En fin, hay tanto para ver… Menos conocidos pero no menos interesantes son la Casa Museo del Greco, la Escuela de Bellas Artes de San Fernando, el Museo Cerralbo, el Museo de Altamira o el Museo Picasso de Málaga.

Un mármol de Miguel Ángel, un icono bizantino, un guerrero chino en terracota de la dinastía Qin, una pintura de Hopper, una máscara africana, una pintura de Frida Kahlo… ¿qué tienen en común? Contemple sin prejuicios y verá que en todos los casos la admiración que siente le remueve algo; nadie sabe muy bien explicar por qué eso es arte. Olvídese de nombres y reconocimientos y simplemente mire, sólo mirando completará la obra de los que le transmitirán arte, su obra mantendrá un diálogo con usted único e intransferible que le enriquecerá siempre; en otras ocasiones ese diálogo no se produce, no hay arte en esa obra o ese autor para usted.

Estamos convencidos de que su espíritu agradecerá la dieta expansiva que le recomendamos; se trata de que la aplique en todos los niveles y obras que contemple dondequiera que usted, y las obras, estén. Disfrute y piense que su gusto se desarrollará tanto como usted lo cultive.   

MÚSICA
“El gabinete del Dr. Decibelio” por Emilio Gómez

 Acaban de llegar del laboratorio los resultados de su paciente, la sociedad española,  y al Dr. Decibelio, eminente dietista especializado en lo relativo a los sonidos, tendrá que dilucidar si a esta hace falta que le den un repaso, o no, en lo relativo a la música que digiere y asimila.

-Siéntese, por favor… ¿Apellido?

-Martínez de España

-¿Nombre?

-Mª Sociedad

-Mª Sexualidad…, Mª Silicona…, Mª Solidari…, ¡huy, casi me la salto! Perdone…, Mª Sociedad…

La última vez que vino a la consulta, hace un par de meses, cuando editamos el especial sobre la radio, le dimos unos consejos…, y parece que le cuesta a usted escuchar… Pero me alegra que haya usted vuelto… Es más, tenemos los resultados de los análisis que le hemos realizado, y la cosa no anda muy bien que digamos…

Humm…, veamos: tiene usted un gran exceso de Colesterol Bisbal, una falta muy grande de Creatina Solvente, y un Sgáncer que…, bueno…, habría que intervenir…

Sus radio frecuencias tampoco funcionan demasiado bien, y me temo que lleva algún tiempo padeciendo Afyvitis, e incluso Media Controlitis. Y además, compra usted muy pocos discos: el año pasado sólo 1,4 por habitante -aparte de los del Top Manta…-, menos que el año anterior e incluso menos que en 2001, cuando se compraba usted dos discos al año y la Manta todavía estaba en pañales… Humm…

En fin, en favor de su salud, veo que sólo ha decidido acudir a más conciertos de música popular en directo, a pesar del aumento de los precios…, aunque ha faltado mucho a los de música clásica… Hum…, hummm….

No se preocupe. Todo tiene arreglo menos la muerte… Desnúdese, por favor, vamos a ver cómo suenan sus vías respiratorias…

Doctora Harmonía, si es tan amable, realice una estereoscopia e informe a nuestra paciente, por favor.

-Mª Sociedad, con su permiso: el Estudio General de Medios nos revela que abusa usted de las grasas que provocan su Colesterol Bisbal, en concreto, ha ingerido más de seis millones de espectadores cada vez que se anunciaba a David Bisbal en la televisión. Por el contrario, ha dedicado muy pocas ingestas al consumo de programas musicales creativos, documentales o de ficción, claro que la coyuntural falta de existencias en la televisión gratuita no le habrá ayudado…

Sigamos… La carencia de Creatina Solvente es un mal que nos tememos que arranca desde su infancia, desde que era usted muy pequeña e iba al colegio a estudiar la Constitución… Nos hemos enterado de que sigue usted creyendo que algunos de los artistas que triunfaban entonces todavía tienen algo que decir en el sentido artístico que los vio nacer…, gente que presumía de romper reglas…, ahora se unen de nuevo al calor de la inercia, y de la publicidad… Debería usted saber que la unión no siempre hace la fuerza…

En cuanto a la Afyvitis, los datos revelan que las cinco multinacionales más grandes del sector se han llevado el 73,41% del pastel el año pasado –ya sabe usted que sus productos están generalmente saturados de edulcorantes y conservantes-, y en sus listas de ventas apenas aparecen ediciones de discográficas independientes. Éstas, además, tienen el acceso a esas listas obstruido a causa de una trombosis provocada por la Media Controlitis

-(Pues estoy apañada…)

-¡Ejem, ejem!.. Tenemos más datos, Dr. Decibelio… Pero será mejor que veamos a la paciente con los nuevos análisis del EGM.

-Gracias, Dra. Harmonía. Ya veremos cómo van las audiencias de la radio musical… Humm…

Y todavía nos queda su OTitis…, muy grave… Hummn…

Mª Sociedad….., hummm…, me permitiré darle unos consejos y unas recetas relativamente fáciles para su recuperación, pero no olvide que usted misma es la que mejor puede hacerse un bien… Hummn… Hummn…

Consejos médicos:

Escuchar regularmente la radio, especialmente los programas musicales independientes. Se considera conveniente echar un vistazo a la nueva oferta radiofónica a través de Internet, así como a las radios locales.

Conseguir, sea como sea, un nuevo disco cada semana, o al menos dos discos nuevos al mes. Y escucharlos con cierta atención, claro. Ponerlos solamente de fondo también ayuda.

Acudir a conciertos en directo. Los hay muy interesantes, y algunos a precios populares.

Leer alguna publicación especializada y las secciones musicales de periódicos y revistas.

Ver alguna película musical al año.

Si le queda tiempo –y dinero- vaya algún día a la ópera.

ARQUITECTURA
¿RENOVACIÓN O DE REPETICIÓN? Por Andrés Castaño

La construcción de espacios requiere de nuevas configuraciones que embellezcan y que respeten nuestro entorno. Los excesos urbanísticos y ¿arquitectónicos? están matando el paisaje. Necesitamos un cambio global en nuestra dieta.  

 Diagnóstico:

Nos atenemos a los hechos de nuestra dieta arquitectónica actual: vivimos rodeados de hormigón, asfalto, edificios de viviendas de tamaño monstruoso, hileras de adosados o rascacielos frente a la costa. Todo ello sin apenas espacio entre cada construcción, sin dejar respirar el espacio, con pocas zonas verdes.. Por no hablar de los precios desorbitados del mercado inmobiliario.

Reclamaciones:

Deben ser efectuadas a los planes de vivienda, al Ministerio de Fomento y Medio Ambiente, a los constructores, a los arquitectos,…

Nueva dieta:

Vamos a enriquecer nuestra dieta con una mejor uso del espacio. Recogiendo el concepto de edificación acogedora e integrada en el paisaje. Rompiendo con el convencionalismo, funcionalismo, el mal gusto de las últimas décadas. Retomando nuestra tradición mediterránea: el punto de contacto con la luz, con el mar y con la naturaleza. Buscando ingredientes alternativos a las hileras de adosados en línea de playa, a los edificios mastodónticos frente a la playa, o a los excesos del ladrillo en las grandes ciudades.

 Recomendaciones:

Uno de los principales arquitectos del siglo pasado que adaptó la construcción al medio y respetó nuestra dieta fue el catalán Arxiu Coderch. Trabajó en el urbanismo de grandes ciudades, en un entorno rodeado por el mar o casas en un paraje montañoso, un hotel, oficinas o edificios para la enseñanza. Respetó la separación de espacios y estancias en la vivienda. Cuidó la luz y buscó la buena ubicación, utilizó materiales tradicionales de nuestra tierra.

El nuevo pope de la arquitectura española ha sido Enric Miralles, fallecido hace cuatro años. Destacó por su capacidad para equilibrar una fragmentación de la estética con la tradición de un lugar. Rompió moldes y abrió nuevas vías de trabajo y experimentación.

En el plano internacional uno de los grandes talentos contemporáneos es el holandés Rem Koolhaas. Teórico y urbanista, su idea es retomar aspectos del pasado y renovarlos. Su arquitectura es minimalista, simple y barata. Prefiere dar más importancia al espacio y a sus posibilidades que a los detalles.Un arquitecto de lo esencial y no de lo monumental es el japonés Toyo Ito, que ha revolucionado la forma de concebir la arquitectura desde el jardín. Ha abordado la casa tradicional japonesa pero no ha renunciado a considerar elementos contemporáneos en sus obras en una fusión del mundo físico con el virtual. Otros platos muy interesantes son los portugueses Álvaro Siza y Soto de Moura, el español Alejandro Zaera o los suizos Jacques Herzog y Pierre de Meuron.

Efectos:

Si siguen estas indicaciones, los comensales comprobarán como la arquitectura respira, se alimenta bien y se mueve abriendo espacios, acomodando tradición y modernidad. Y su espacio se lo agradecerá.

 

*Textos extraídos de la edición nº 46 de la revista El Duende “Dieta mediterránea” (15 de septiembre, 2004)  con permiso del editor.  www.duendemad.com

Leave a Reply