08 octubre 2009

La piratería y los libros en la nube

El problema de la piratería cuando se aborda el tema del libro digital es inevitable. La sombra de lo vivido en el sector discográfico está siempre presente, y las comparaciones, para bien o para mal, enseguida salen a la luz.
pirate-book.jpg
El miedo lógico a que se repita en el sector editorial el mismo intercambio de archivos mediante programas «peer to peer» (Napster para la música; Rapidshare para los libros) que en el mundo de la música, a veces hace olvidar que este sector ha sabido salir adelante obligado por los cambios de acceso a los contenidos. Y todavía siguen buscando modelos de negocio para adaptarse a los tiempos y a la vez evitar la piratería, como ya sucediera con la solución iTunes. El último sistema es el que ofrece Spotify, que ha lanzado recientemente una aplicación para el iPhone que permite a los usuarios descargar música de forma temporal. Si un cliente deja de pagar una suscripción, la lista de reproducción seguirá existiendo en la carpeta de su ordenador, pero la capacidad de oír las canciones sin conexión será desactivada. En sólo un año ya tiene más de dos millones de usuarios en el Reino Unido, y más de seis millones en toda Europa.
A pesar de las lógicas preocupaciones, el problema de la distribución de contenidos con derechos de autor a través de redes P2P se irá reducido a medida que aparezcan nuevos modelos de distribución de contenidos digitales a través de servicios online como los de Spotify. Aplicaciones que impidan que los contenidos sean pirateados o compartidos con otros sin permiso de los autores. En el sector editorial tendrá lugar algo similar. Algo que podríamos llamar «libro en la nube«, similar al caso de Google Edition, donde el contenido se compra y se puede tener acceso a él por un tiempo limitado o permanente, según el tipo de cuota, pero no se tiene físicamente.

Leave a Reply