15 octubre 2013

Marketing y venta directa para editores y autores con Pubsoft

pubsoft-logo_square-sizePubsoft ofrece todo el software necesario a –como ellos mismo afirman- la siguiente generación de grandes editores, los editores (y autores) del siglo XXI.

Se trata del proyecto hermano o filial de Kbuuk, de la que hemos hablado con anterioridad.

Como muchas plataformas que comienzan ofreciendo un tipo de servicio básico de edición, dado que tienen el valor y tecnologías necesarias, el paso siguiente ha sido esta otra plataforma en la nube para gestionar todos los procesos de la promoción y venta de los contenidos, es decir, facilitar los servicios del marketing y venta online. Con ella, los editores y autores pueden administrar cuentas de autor, cargar los ebooks, vender directamente a los lectores y distribuir los beneficios.

En general, editores y autores pueden crear sus propias tiendas web, pasar los documentos al formato ebook que se quiera, optimizar los contenidos para las búsquedas en Internet (SEO), y listo para poner a la venta.

Además, ahora que está en auge el marketing de contenidos, y en especial contenidos en formato libro digital, la plataforma también le sirve a empresas que generen contenidos de este tipo, no sólo a editoriales.

También incluye un lector en la nube en HTML 5 para leer directamente desde cualquier navegador. Así como subrayar, anotar y compartir en redes sociales. La plataforma parece muy intuitiva y sencilla de usar, con plantillas tanto para la web o microsite personalizadas como para los propios documentos o textos a editar.

Lo más interesante, sin duda, es la posibilidad de saber en tiempo real el estado de las ventas y todo lo que ello significa: hora, lugar, formato, etc. Puede resultar una herramienta muy útil para pequeños editores, o editores noveles, que además quieran dirigirse a un nicho de mercado concreto o conocer de forma directa a los lectores influyentes para su catálogo.

El enfoque también está claramente puesto en los autores que se auto-publican, que, como sabemos, no son pocos, precisamente.

Leave a Reply