20 mayo 2015

Impacto y evolución de los MOOC en la educación

mooc 4.0Otto Scharmer, lector del MIT entre otras cosas, dedicaba hace un mes y actualizaba hace unos días, un artículo a propósito del impacto de los MOOCs en la educación que ofrece datos muy interesantes sobre el fenómeno.

Al trabajar en el diseño de un nuevo tipo de MOOC –con nada menos que 28.000 participantes inscritos de 190 países- a través de la plataforma EDX fundaba por el propio MIT y la Universidad de Harvard, y de la que ya hemos hablado aquí, ha descubierto algunos aspectos llamativos sobre este tipo de modelo educativo.

El 88% de los encuestados de tal curso –que trata sobre la transformación en los negocios, la sociedad y a uno mismo-, afirmaron que dicho curso les había abierto los ojos (52%) o que les había cambiado la vida (36%).

Tales afirmaciones le hicieron reflexionar sobre hasta dónde podían llegar los MOOCs a cambiar un modelo educativo en su propia evolución.

Según señala, este tipo de cursos masivos online han evolucionado mucho en estos tres años. Ventajas, pensamos, de su naturaleza digital y, por tanto, flexible.

Hemos pasado de la educación de uno a muchos (la más tradicional), de muchos a muchos (equipos y diseños educativos P2P) a varios a uno, la que denomina MOOC4.0, basada en la escucha profunda y formación entre los alumnos en la que cada uno ve sus propias posibilidades de crecimiento.

A través de grupos o círculos en equipos de cuatro compañeros se ha conseguido una mayor experiencia e inmersión en los propios cursos.

El resultado es que este componente social, por así decir, del muevo modelo 4.0, más colaborativo (menos individualizado y, por tanto, menos apto para calendarios y tareas personalizadas), parece ayudar a la motivación y a la creatividad, actuando, además, como un gran espejo de lo que está por venir.

La escucha deja de ser tan lineal, como en modelos anteriores de MOOC. La empatía entre compañeros en el modelo 4.0 alcanzó del 29% inicial al 63% al final del experimento en tan solo seis semanas. Frente al 40% en la educación más tradicional.

Parece, según vemos, que este sistema que se sustenta en la creatividad colectiva fruto de la verdadera conversación, está diseñado a ofrecer los mejores resultados, tanto en compromiso con la continuación del curso (menor tasa de abandono), como en la propia formación individual de cada alumno.