19 abril 2017

Un ebook que se destruye con cada préstamo

shutterstock_511803049

Smartphone with Blockchain concept. Bitcoin networking protection and honeycomb background, vía Shutterstock

Uno de los grandes hándicaps del formato digital ha sido el hecho de poder compartirlos. Poder compartirlos como se puede hacer con los libros de papel sin que editores o autores se vean  perjudicados.

Los diferentes sistemas de DRM han demostrado su ineficacia y lo incómodos que son para los usuarios. Ahora, un desarrollador de Editons at Play, los libros interactivos de Google, ha experimentado con los blockchain para repensar la noción de posesión o propiedad de un objeto digital como puede ser un ebook.

Recordemos que esta tecnología permite que cualquier creador de contenidos digitales pueda proteger y demostrar la creación original de tales contenidos, a pesar de las transformaciones y réplicas posibles posteriores del archivo primero.

En este caso, el ebook ‘A Universe Explodes’ se trata de una historia que, aunque es accesible para todos, sólo la pueden leer unos pocos, ya que aquellos que ‘poseen’ el libro lo destruyen un poco al regalarlo a otros lectores (aquí es donde entra la tecnología de bloques mencionada).

Los dueños pueden cambiar, añadir, quitar palabras antes de deshacerse de ellos, dejando su propia impronta, su única propiedad intelectual, o Cultureblock, en términos de blockchain. Cada versión, entonces, será diferente. Tanto que la última versión podría ser ilegible o no tener nada que ver con la primera.

Es decir, cada bloque se almacena en una cadena larga de bloques llamada blockchain. Los blockchain permiten en este caso crear una lista de cambios. Cuando el libro cambia de manos, se escribe esta información en el libro primero u original donde es visible y permanente. Así que sólo una persona puede “poseer” el libro a la vez.

En realidad, como vemos, es más otro juego que en este caso utiliza las nociones de propiedad, autoría y literatura digital para crear una nueva experiencia de lectura donde la creación original se llega a perder al ser efímera y casi improvisada con cada cambio de dueño.  Una analogía de la destrucción de un libro prestado cien veces, pero en este caso siendo el fondo y no la materia la que se deshace con cada préstamo. Por eso es también un juego literario.

Los propios ebooks de Editions at Play también son una cesión, y no una posesión por parte del lector. De ahí este experimento por ofrecer un modo de poseer algo digital y a la vez único.

Por suerte es un curioso experimento sobre la idea de poseer algo en el mundo digital; esperemos que no se convierta en un nuevo e ingenioso sistema de control de contenidos digitales hasta el punto de la destrucción con tal de  que sólo una persona pueda acceder a ellos.

 

Deja una respuesta