18 enero 2018

El mercado de ebooks en español alcanza el 11% del total de las ventas del sector editorial

José Antonio Vázquez y Javier Celaya

shutterstock_667238473

Bookshelves with books on computer screen. Desktop PC with books on shelves. Digital online library, e-book, ebooks, vía Shutterstock

¿Cuál es el mercado real de los ebooks en España? ¿Se ha supuestamente estancado en el 5% del total de las ventas o supera ya el 10% como indican otras fuentes del propio sector editorial? ¿Por qué algunos se empeñan en dar por válidos solo unos datos, mientras que ignoran los otros? ¿Ocurre lo mismo en otros países o sólo en España?

Siempre hemos pensado que gracias a la digitalización de los flujos de trabajo que van desde la recepción de las obras hasta la compra y lectura de las mismas por parte de los lectores, la obtención de datos serían algo mucho más sencillo con lo que trabajar. Sin embargo, en lo referente a las ventas de libros, ya sean de papel o digitales, todavía parece que existe un enorme galimatías a la hora de tener certeza de cuál es el verdadero volumen de ventas de libros electrónicos en español.

No obstante, existen suficientes datos e informes que indican, como veremos más adelante en este artículo, que se venden más libros digitales de lo que “oficialmente” se da por válido. El sector editorial se hace un flaco favor engañándose al interpretar parcialmente los datos totales de la facturación digital en lugar de analizar en detalle lo que está ocurriendo realmente en el mundo del libro. Afortunadamente cada día más personas del sector editorial -así como medios de comunicación- analizan y contrastan los diferentes informes y fuentes existentes en el mercado con el fin de intentar descifrar el volumen real de ventas digitales en nuestro país.

¿Qué fuentes existen para descifrar el volumen real de ventas digitales?

En la última edición del  Congreso del Libro Electrónico de Barbastro, organizado por la Diputación de Huesca, donde se analizó el impacto de las historias escritas por bots, la evolución de los audiolibros  en España hasta la irrupción de la impresión bajo demanda, tuvo lugar una interesante sesión de trabajo, excelentemente moderada por Arantxa Mellado, que ayudó a dilucidar una cartografía más real sobre el volumen real de ventas de libros digitales en español.

El punto de partida de esta sesión de trabajo fueron los tres principales informes que se publican actualmente en España con datos sobre el volumen de ventas de libros electrónicos en España. Por una lado, se analizaron los datos del Estudio de Comercio Interior 2016 que publica anualmente la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE), que se basa en un cuestionario enviado a las editoriales agremiadas (727), de las cuales respondieron 322 editoriales. Por otro lado también se analizó los datos del Informe anual del libro digital 2016 que publica desde hace un par de años la plataforma Libranda, que representa a los principales grupos editoriales como Planeta y Penguin Random House, entre otras editoriales. Y por último, se analizó también en detalle la tercera edición del informe de la evolución de los mercados digitales en español que publican anualmente la plataforma Bookwire, que representa a más de 350 editoriales tales como HarperCollins Ibérica, Acantilado, Edhasa, Malpaso, Nórdica, Impedimenta, Kairós, Herder Editorial y Fondo de Cultura Económica, entre muchas otras.

Sin título

Tabla elaborada por Arantxa Mellado

El análisis de estos tres informes reveló como principal conclusión que para calcular el volumen real de ventas digitales es necesario comparar los datos de los tres informes, dado que cada uno de estos informes utiliza una metodología propia, con unos parámetros particulares y, sobre todo y como es lógico, da cuenta de los datos de ventas las editoriales que representa. Es decir, si un medio de comunicación o entidad del sector editorial sólo tiene en cuenta, por ejemplo, el dato del informe de FGEE que indica que las ventas digitales sólo suponen el 5,1% de las ventas totales obtendría una mirada muy incompleta sobre la realidad digital que está teniendo en el mercado español.

Tal y como hemos mencionado anteriormente, el informe de la FGEE se basa en un cuestionario enviado a las editoriales agremiadas (727), de las cuales únicamente respondieron 322 de las mismas. Además, el propio informe indica que las que respondieron al cuestionario corresponden a editoriales con un volumen de negocio superior al 62% del mercado. En otras palabras, a medida que disminuye el tamaño de la editorial, disminuye el número de respuestas al cuestionario de la FGEE, por lo que los datos que reflejan representan sobre todo a lo que venden las grandes editoriales. Las editoriales que respondieron a este cuestionario indicaron que las ventas digitales crecieron tan sólo un 1.5 en 2016 en comparación con 2015.

Durante la mencionada sesión de trabajo en Barbastro se estimó que hay otras 901 editoriales privadas no agremiadas de pequeño tamaño –según la definición de la FGEE-, que incluirían a los autores independientes que cuentan con ISBN en sus ebooks, pero cuyas ventas no quedan reflejadas en el informe de la FGEE. O lo que es lo mismo, el informe de la FGEE no incluye las ventas de ebooks de autores autoeditados, que no paran de crecer, y que varias fuentes indican que pueden representar hasta el 15% de las ventas digitales en España.

Por otro lado, el informe de Libranda -que agrega las ventas digitales de las editoriales a las que representa entre las que destacan los grandes grupos editoriales: Planeta y Penguin Random House- indica que las ventas digitales crecieron un 11% en 2016. Al igual que el informe del FGEE, este informe no incluye datos relacionados con la autoedición, pero estima que puede aportar cerca de 5 millones anuales en ventas.

Por último, el informe de la plataforma Bookwire.es que representa a más de 350 editoriales de España y América Latina, indica que sus clientes obtuvieron un crecimiento en ventas de cercano al 40% en 2016 en comparación con 2015.  A diferencia de los dos estudios anteriores mencionados, el informe de Bookwire si tiene en cuenta la aportación de las ventas de ebooks de autores autoeditados, con una estimación entre 8 y 10 millones de euros anuales.

Sin título

Tabla elaborada por Arantxa Mellado.

¿Cuál de las tres cifras de crecimiento es la que refleja mejor la realidad digital en España? La FGEE indica que supuestamente las ventas digitales sólo han crecido un 1.5% y que por tanto se han estancado en un 5,1%, mientras que el informe de Libranda indica un crecimiento del 11% y el informe de Bookwire señala un espectacular crecimiento del 41%.  A estos tres informes habría que añadir los datos de ventas de libros electrónicos autoeditados, tal y como se indicó en el análisis de la mencionada sesión de trabajo.

Ninguno de los informes analizados es erróneo, tan solo se nutren de diferentes fuentes que en opinión de la mayoría de los expertos del sector se complementa entre sí. Los informes de Libranda y Bookwire se basan en ventas reales de todas las editoriales que representan, mientras que el informe de la FGEE se basa en un cuestionario que responde un 44% de todos sus asociados.

En este contexto, una de las principales conclusiones de la sesión de trabajo del Congreso de Barbastro fue que el mercado de libros digitales es más grande de lo que el informe de la FGEE indica.  Más que un mero 5%, se estimaría que el valor real  supera el 10% de total de las ventas, dado que los informes de Libranda y Bookwire.es, basados en ventas reales de las editoriales, parecen algo más cercanos a la realidad, aún que pese aceptarlo  a todos aquellos que se muestran complacientes pensando en que el libro digital estaba supuestamente estancado, no sólo en España, sino en la mayoría de los mercados europeos.

¿Cómo resolver toda esta diversidad de fuentes que impiden tener una visión más clara y directa de la evolución digital en España?

En la mencionada sesión de trabajo del V Congreso de Libro Electrónico, se propuso poner en marcha un proceso de elaboración de informes con metodología comunes con el fin de permitir que los análisis comparativos sean más unificados. También se recomendó que se presentaran los datos durante el primer tercio del año para hacer más comprensible su asimilación por el sector editorial para tomar medidas para dinamizar el mercado, en caso que fuera necesario.

Otra recomendación fue que los informes recojan los datos de ventas de todos los puntos de venta del mercado interior, así como exterior. En este punto, Margarita Guerrero, General Manager de Bookwire España, señalaba la necesidad de internacionalizar también los datos, y que no fueran analizados sólo datos de España al hablar de libros en español, si no de libros de habla hispana, incluyendo datos de editoriales que publican en español fuera de España. No hay que olvidar que Internet no tienen fronteras y que cada día hay más los lectores en pantallas de títulos en español.

Conclusión

Si tenemos en cuenta todas las fuentes y analizamos comparativamente las mismas, la cuota de mercado digital en España es aproximadamente del 11%.

Si el sector editorial quiere desarrollar un sólido mercado de contenidos digitales de pago debería empezar ya a tomar decisiones sobre cómo fomentar la lectura en pantallas y no auto-engañarse interpretando tan solo una parte de los datos. Lo importante es que la gente lea, independientemente del soporte en el que lo haga: papel digital o audiolibros.

Deja una respuesta