13 febrero 2018

Bienvenidos al futuro “post texto”

shutterstock_601613138

Hands working on digital device network graphic overlay, vía Shutterstock

En Dosdoce llevamos mucho tiempo llamando la atención de cómo la imagen y el vídeo le están ganando el terreno al texto, tanto en comunicación como en las nuevas formas narrativas que están surgiendo.

Esto, insistimos, no significa que sea algo excluyente de la imagen frente al texto, pero sí es una tendencia evidente que muestra la  más que notable importancia que están adquiriendo los lenguajes audiovisuales para las nuevas formas de contar historias. Por supuesto, la digitalización y los móviles han están contribuyendo mucho a este cambio.

En un reciente artículo del New York Times se llama la atención precisamente sobre esta transformación. Y esto entra dentro de lo cotidiano. La generalización del uso de memes o gifs para contestar o reaccionar a comentarios en Facebook o Twitter ha hecho que ya existan historias construidas con tales elementos visuales que constituyen ‘microfragmentos’ o ‘microescenas’.

Casi sin quererlo, muchos usuarios –y consiguientemente también creadores que antes no lo eran- se han convertido en comunicadores multimedia. Por supuesto, siempre ha habido creadores multimedia, pero ahora parece su momento, y algunas editoriales o responsables de contenido se han dado cuenta de ello.

Las cifras obligan, como las que da el mencionado artículo: cerca de 70 millones de estadounidenses escuchan regularmente podcasts y, de media en YouTube, los jóvenes estadounidenses pasan dos horas al día viendo videos online (YouTube informó que se han visto mil millones de horas todos los días en 2017).

En cuanto a Instagram, que no para de crecer, más de 800 millones de personas usan esta herramienta, con una media de uso de más de 30 minutos al día.

Como es natural, medios, marcas e instituciones se ven obligados también a establecer un lenguaje visual. Lo vemos todos los días y en diferentes formas y para todo tipo de público.

En la medida que son los propios usuarios los que cuentan sus historias cotidianas a través de un lenguaje cada vez más visual, es normal que los propios creadores también usen estos lenguajes.

Si sigue esta tendencia, ¿veremos un próximo futuro donde la imagen y el vídeo sean  los principales lenguajes de comunicación por encima del texto?

Deja una respuesta