01 junio 2006

Paul Auster, Príncipe de las Letras

Para celebrar que Paul Auster haya sido galardonado con el XXV Premio Príncipe de Asturias de las Letras, os recomendamos leer uno de sus últimos libros, La Noche del Oráculo (Editorial Anagrama), una de las novelas más interesantes y enigmáticas que hemos leído en los últimos años.
En esta genial novela, Paul Auster vuelve a adentrarse en el mundo que más le gusta describir; los libros y la personalidad de sus escritores. La noche del oráculo es una obra donde conviven varias historias a la vez. La novela empieza presentándonos a uno de los protagonistas, Sidney Orr, un escritor que se recupera de una enfermedad a la que nadie esperaba que sobreviviera. Su papel en esta novela va desvelándose como un juego de azar con diferentes novelas encajadas una dentro de otra y magistralmente engarzadas; una historia de amor, una narración sobre las decisiones y sacrificios que toman en la vida las personas que verdaderamente se quieren, viajes al futuro y al pasado para intentar conocernos mejor y una novela que dentro de la propia novela escribe uno de los personajes.
Sidney compra en la papelería de su barrio de Brooklyn un cuaderno azul fabricado en Portugal y descubre que puede volver a escribir. Su amigo John Trause, que también utiliza estos cuadernos portugueses para escribir, le ha hablado de Flitcraft, un personaje fugaz de El halcón maltés, que sobrevivió a un roce con la muerte y abandonó todo para inventarse otra vida. En la novela que Orr está escribiendo, Flitcraft se ha convertido en Nick Bowen, un joven editor que, tras salvarse por un pelo de la muerte, parte rumbo a Kansas, llevándose el manuscrito de una novela inédita de una escritora famosa en los años veinte, y cuyo título es La noche del oráculo.
Auster logra recrear con perfección lo que consideramos más importante en nuestras relaciones: ser sinceros, comprensivos y pacientes, honestos y, finalmente, cariñosos con aquellos que nos importan o que al menos deseamos. Estos atributos que normalmente se dan en las buenas personas, Auster lo interpreta a través del color azul en toda la novela. “Un miembro del Equipo Azul debería ser curioso, leer libros y tener conciencia de que no podría cambiar el mundo por obra y gracia de su voluntad. Debería ser un observador perspicaz, alguien capaz de establecer finas distinciones morales, un amante de la justicia…”
El hilo conductor de estos textos es una fábula sobre la predicción del futuro. En varias partes de la novela, el autor nos da indicios de que «era consciente de que debería ser una novela filosófica sobre la predicción del futuro, una fábula acerca del tiempo ». Este fondo de extrema actualidad, y la inteligente forma de abordarlo, alimentando una lectura estimulante, desde la imaginación de las situaciones y circunstancias y la observación de las personas, hacen de Auster un escritor de lo más sugerente.
Paul Auster es uno de los escritores norteamericanos más conocidos en nuestro país. Nació en 1947 y estudió en la Universidad de Columbia de Nueva York. Tras un breve periodo como marino en un petrolero, vivió tres años en Francia, donde trabajó como traductor, ¨negro¨ literario y cuidador de una finca; desde 1974 reside en Nueva York. La Editorial Anagrama ha publicado toda su obra al castellano.

Leave a Reply