21 julio 2009

Piratería de libros (electrónicos)

piracy.jpg Si los editores no terminan de aprender de los errores de la industria musical, la piratería de libros electrónicos va a ser inevitable. Decimos esto porque algunas editoriales insisten que Amazon suba los precios de los e-books, y a fuerza de insistir van a conseguir que la gente opte por las ediciones piratas. No se dan cuenta de que los consumidores no están dispuestos a pagar tanto por el contenido digital. Amazon estableció un precio fijo de 9,99 $, un precio para los libros digitales al que le ha secundado Barnes & Noble. No se trata de dejar a Amazon fijar los precios de salida, que por otra parte marca sus precios para establecer su propia cuota de mercado pensando en las ventas de su lector Kindle. Es lógico que los editores no quieran perder su capacidad para fijar los precios, pero muy equivocadas estarán aquellas editoriales que piensen que, como sus cuentas y márgenes son otros, un libro digital se puede equiparar en precio al ejemplar impreso. La gente no es tonta y sabe que lo digital ahorra muchos costos de producción. Como afirma Jack Shafer en un artículo reciente, si bien los editores, autores y agentes están en su derecho de tratar de maximizar los beneficios de sus libros digitales forzando los precios, sus esfuerzos pueden ser contraproducentes.
Con la llegada en el sector discográfico de iTunes quedó demostrado que la gente está dispuesta a pagar por la calidad y el producto original. Un libro pirata corre el riesgo de estar mal maquetado, con mala tipografía, y otros errores de calida pero, aunque sabemos que el consumidor de libros es otro que el de la música, si las editoriales insisten en impulsar unos precios demasiado elevados, los consumidores se podrían rebelar -como ya lo hicieron con el intercambio de archivos MP3- y normalizar el tráfico e intercambio de libros a través de programas P2P y otros métodos de acceso a contenidos piratas.

9 Responses

  1. el artículo de Snater es excelente y refleja lo que pasa y el riesgo que se corre. Parece mentira lo mal que se gestionan algunas cosas. Primero les costó entender el ejemplo de la música, luego el mundo digital y ahora que van aceptando, o eso parece, el nuevo escenario quieren vivir con las reglas del mundo real. ¿Han entendido alguna cosa? ¿Para todo eso tanto gasto en masters? El que manda es el mercado y cada día más.
    Hasta me cargaría las famosas ventanas. Sacaría al mercado todos los formatos posibles, cada cual al precio que el mercado está dispuesto a pagar. Eso creo que sí evitaría pirateria.
    ¡cuanto les falta aún!
    Pero no nos desanimemos…. estoy seguro que el tiempo nos dará la razón. Solo espero que no sea alguien de fuera del sector quien domine el mercado en el futuro (aunque me temo que acabará siendo así).

  2. Cambiar las reglas de un negocio nunca es fácil, y desde dentro, todavía menos. Me temo que es inevitable que sea alguien de fuera del sector quien lo haga.
    Las grandes editoriales temen poner en peligro su negocio, y los directivos que las dirigen su puesto de trabajo, pues cada día más se gestiona a corto plazo. En su lugar, ¿qué haríais?
    David, los libros están llenos de errores y no por ello dejan de tener el valor que tienen 🙂

  3. Hola Javier,
    La copia de libros electrónicos me fascina desde que puedo transformar cualquier archivo de texto con un simple programa al formato de mi Palm Z22, eso sí, el libro completo tuviera lo que tuviera pasa a ser únicamente caracteres de texto por lo general sin errores y completamente legible. El Emule es mi biblioteca en casa, además de múltiples páginas con libros electrónicos. No sé si lo que hago yo lo acabarán haciendo muchos lectores, pero sí aquellos que solo les preocupa la «letra», no sé hasta que punto estaría dispuesto a pagar por la «calidad y el producto original» puesto que si compro un libro en pdf lo transformaría igualmente al formato .pdb. Los ebooks de mala calidad o con problemas de legibilidad los descarto automáticamente. Aún así, tengo más ebooks que me gustaría leer de los que podría leer en toda mi vida.
    No por ello me dejo de emocionar cuando me regalan un buen libro ni dejo de comprar en muy contadas ocasiones (nunca he comprado un ebook), además de los libros que leo de bibliotecas.
    Quizás seré yo un ejemplo muy en el margen, pero veo el asunto muy difícil. Es inevitable la caída de editoriales que no puedan adaptarse no solo al mundo digital sino a sostenerse con muchos menos ingresos, tal y como pasó con el desarrollo de la fotocopiadora.
    Saludos

  4. Mi problema es la ausencia de contenido «legal» en español. Si me quiero leer un libro de novedad en mi ebook y lo quiero comprar, no puedo. Eso si que no me parece normal.
    A mi me gusta pagar por mis lecturas y si las editoriales siguen tardando en reaccionar, ya tendré automatizada otra vía para conseguir los libros de novedad. Sería una pena… ¡sobre todo para ellas!

  5. Espectador 2.0

    Estoy de acuerdo con Bea. En le caso de los textos en español, la única forma de leer libros electrónicos es descargárselos pirateados y cada vez es más fácil hacerlo.
    Por el contrario, comprarlos (hablo de narrativa «comercial»)es casi imposible, porque no existen más que en Bubok.

  6. jajaja…Llorenç gracias, te debo una 🙂
    Me gusta lo que dicen Bea y Espectador 2.0, hay una demanda «reprimida» (que palabra más fea) que acabará buscandose la vida. Una razón más.
    Pero Llorenç ha dado en el clavo: valentía. Eso es lo que falta, porque visión la tienen (o se les supone) y dinero también.

  7. gabriel

    No estoy de acuerdo.
    No se si esta hablando de la porción de libros comerciales bajo leyes de derechos autor, o en general de todos los libros que han sido publicados en medios digitales (señales discretas) electricos o analogicos (pantalla analogica, señal analogica, medios de almacenamiento analogicos.) bajo diversas licencias… muy dificil de saber de hecho.
    La novedad, la masificacion, la distribucion, la pirateria son razones para tener en cuenta a la hora de colocar precios de los libros. Para que un libro pueda ser masificado, obviamente no suben los precios, los baja. De lo contrario nadie compraria ese tipo de libros.Ellos manejan un precio para determinada ganancias y cuida la competencia. Si le suben un poco mas es posible que las ventas no lo sean lo esperados. Eso es globalizacion.
    Lo de Ipod todavia es un lujo. Al igual de adquirir un IMac, solo muy pocas personas en estados unidos y en el mundo puede adquirirlo y comprar musica en Itunes. Ademas solo representa tambien un mecado dirigido a jovenes. Por lo que eso tampoco demuestra una tendencia.
    Lo de la pirateria es un fenomeno mas complejo de manejar que ni si quiera las editoriales tradicionales han podido solucionar…

  8. maximo contreras mamani

    existen en el peru 4 grandes editoriales que tiene el monolpolio de libros de derecho como gaceta juridica, idemsa, juristas, grijley de la familia alvarado yanac, que ganan el 200 por ciewnto por edicion. Tanto asi quye no existen venderores de libros legales, porque , elos por ejemplo el codigo penal comentado a 130 nuevos soles al publico y alos vendedores de libros les da con 40 por ciento ,y cuando el vendedor entrega el libro a ese precio. ellos les venden directamente al cliente en 60 nuevos soles. Entonces el humilde vendedor no puede vender y le es devuelto.termina por rematar sus libros o caso contrario enfrentandose con las editoriales.como puede sobrevivir el vendedor, por eso hay vendedores informales por culpa de ellos mismos. sencillamente no los respetan.Ademas estas misma editoriales piratean libros extranjeros y los venden en el jiron azangaro la editorial juristas editores del sr. jara cajamarca visitelos. Agravandose la existencia del vendedor libre. atentamente

Leave a Reply