07 octubre 2012

Una mirada nostálgica ante el inminente futuro digital

Alicia MartínDesde su inauguración hasta su clausura, el II Simposio Internacional del Libro Electrónico en español, organizado por CONACULTA en Ciudad de México, estuvo lleno de manifestaciones nostálgicas sobre las ya conocidas bondades y contribuciones de los libros en papel. Aunque estas miradas al pasado sorprendieron  a muchos de los asistentes presenciales y virtuales, lo cierto es que esta melancolía refleja una inconsciente aceptación por parte de los editores y libreros latinoamericanos de que el mundo del libro en español se transformará en formato digital más rápido de lo que sospechamos.

Aunque los índices de lectura en pantallas en los principales países de Latinoamérica y España siguen siendo muy bajos en comparación con los mercados anglosajones,  la mayoría de los expertos que asistieron al Simposio indicaron que los mercados en español vivirán próximamente una aceleración de la carrera digital debido al valor económico que representa este idioma a nivel mundial. Según el último informe del Instituto Cervantes sobre el crecimiento del español, el 7,5% de la población mundial será hispanohablante en 2030 (un total de 535 millones de personas), porcentaje que destaca por encima del ruso (2,2%), del francés (1,4%) y del alemán (1,2%). Para entonces, solo el chino superará al español como grupo de hablantes de dominio nativo. Este impresionante potencial de crecimiento es uno de los motivos por los que las principales plataformas de venta de libros (Amazon, Apple, Barnes & Noble,  Google Play, Kobo, TheCopia.com, entre otras) han puesto su punto de mira en este mercado.

Si bien la realidad socioeconómica de muchos de los países de Latinoamérica hace que el punto de partida sea radicalmente diferente a otras regiones del mundo,  recientes procesos similares de metamorfosis tecnológica como la rápida penetración de la telefonía móvil o el creciente acceso a Internet indican que la conversión de los hábitos de lectura no será una excepción. La gradual implantación en Latinoamérica de todo tipo de dispositivos, como tabletas y móviles inteligentes, están transformando los hábitos de acceso a la cultura, así como el consumo de la información y el ocio de muchas personas.

Frente a una actitud anterior ciertamente pasiva  -muchos editores y libreros latinoamericanos pensaban que la mencionada realidad socioeconómica frenaría el proceso de transformación de hábitos de la sociedad-,  las conversaciones que tuvieron lugar entre los ponentes durante las comidas y cenas organizadas por el Simposio indicaban un cambio de actitud mucho más dinámico debido a la próxima llegada a los mercados en español de los principales actores internacionales. Aunque el negocio digital es aún residual en estos mercados,  todos aspiran a situarse entre los primeros puestos de la “pole position” de la carrera digital dado que reconocen que esta toma de posiciones estratégicas tendrá consecuencias determinantes dentro de cinco años.

La irrupción de estas plataformas en el continente latinoamericano es percibida con una cierta preocupación, pero sin miedo. ¿Arrasarán estas empresas como lo han hecho en otros mercados? ¿Serán capaces las editoriales y librerías locales de crear ecosistemas alternativos? La mayoría de los asistentes al Simposio manifestó que el desembarco de estas plataformas obligará a las editoriales y librerías latinoamericanas a tomar decisiones estratégicas para proteger su cuota de mercado. Las decisiones estratégicas girarán alrededor de las siguientes áreas:

  • Aceleración en los procesos de digitalización de los catálogos, así como de todas las novedades editoriales
  • Creación de ecosistemas locales para evitar que Amazon y Apple logren una posición dominante en estos mercados
  • Búsqueda de socios tecnológicos internacionales para consolidar los ecosistemas alternativos locales
  • Apuesta de las editoriales por la venta directa (mejores márgenes y conocimiento directo de sus lectores)
  • Creciente interés por la autoedición como nueva vía de ingresos y captación de nuevos escritores
  • Formación en habilidades digitales (marketing online, técnicas de comercio electrónico, SEM, SEO, etc.)
  • Necesidad de definir nuevos servicios para evitar fugas de autores
  • Creación de comunidades alrededor de los contenidos para fidelizar a los lectores
  • Apuesta por parte de las editoriales por la exportación digital: venta de sus libros digitales en español en las principales tiendas del mundo, así como la traducción de las principales obras en español a los principales idiomas para su posterior venta directa o a través de plataformas especializadas.

Nadie en Latinoamérica quiere quedarse fuera del futuro mercado digital, por lo que veremos en los próximos meses la toma de decisiones estratégicas por las principales editoriales y librerías para beneficiarse también del dinamismo digital que surgirá con la irrupción de las plataformas internacionales. La tercera industria editorial de libros en papel a nivel mundial no puede permitirse no mantener su liderazgo en la era digital a través de una presencia propia.

 

Nota: Este artículo ha sido anteriormente publicado en inglés en la revista digital Publishing Perspectives (traducción de Julieta Lionetti)

(Foto: Escultura de Alicia Martín fotografiada por Iñaki Saldaña)

 

Leave a Reply