10 marzo 2015

¿Llega la hora de leer en la muñeca?

fastftEs de suponer que muchos de nuestros lectores ya han podido ver noticias sobre el Smartwatch de Apple.

Los relojes inteligentes le han tomado la baza a las gafas de Google, y son los wearables que, de momento, parece que más aceptación van a tener. En parte dentro de toda lógica, dado que cualquier reloj ya viene siendo tecnología “ponible” desde que se hizo posible llevarlo encima.

Como pasó con los smartphones, estos aparatos están demostrando un gran potencial. Antes de la sonora llegada del de Apple ya tuvimos la oportunidad de llevar y probar el Gear de Samsung y, de cerca, es imposible no recordar todo lo que se decía cuando los teléfonos inteligentes salían a la luz y demostraban ser herramientas mucho más útiles y capaces de lo que muchos suponían.

No hablamos tanto ya de los diferentes modelos y marcas, sino, como hacemos habitualmente, de su funcionalidad. A propósito de un más que extenso artículo en NiemanLab sobre las posibilidades de estos nuevos aparatos en el sector de las publicaciones, recordamos cómo eran muchas las manos alzadas a la cabeza cuando se hablaba de leer en el móvil.

La pantalla pequeña, la retro-iluminación, las tipografías, eran, entre otros, los argumentos que se esgrimían contra un hábito que hoy está a la orden del día, tanto en términos de información y noticias como para la lectura de libros y manuales de consulta, por ejemplo.

En el mencionado artículo advierten de que importantes medios de comunicación el New York Times, BuzzFeed, el Financial Times, el Washington Post, la BBC, etc., ven positivas las implicaciones comerciales de estar ya presentes en estos viejos-nuevos soportes móviles.

El número potencial de lectores puede ser enorme; sólo las estimaciones de venta de estos relojes para Apple en el 2015 rondan entre los 10 y 30 millones, esto para un aparato que todavía es caro.

Como bien se dice en el artículo, la primera oleada de compradores de este tipo de tecnología no es la que luego va a ser representativa, pero es fácil suponer que el crecimiento pueda ser tan exponencial como para alcanzar a un alto espectro de diferentes perfiles.

No está demás que el sector editorial esté atento a las evoluciones de estos aparatos. Insistimos, ¿quién iba a leer las noticias o un libro en el móvil? Que levante la mano ahora quien no lo ha hecho.

2 Responses

  1. Pingback : Noticias de la agencia de comunicación | Silvia Albert in company

  2. Alejandro A

    No cabe duda de que con el pasar del tiempo la tecnología se ha convertido en una valiosa herramienta para el hombre, a muchos sin lugar a duda nos va beneficiando cada día más estas nuevas tecnologías. Nos olvidamos ya de las mochilas, libros y libretas de apuntes con las que íbamos al colegio, ahora nuestros hijos y nosotros mismos podemos gozar de las ventajas de estos avances tecnológicos, ahora podemos redactar, o tomar algún apunte,

Leave a Reply