02 marzo 2020

¿Por qué el sector editorial no fomenta la lectura a través de las bibliotecas?

fomento lectura bibliotecas

La última edición del Barómetro de Hábitos de Lectura y Compra de Libros 2019, elaborado por la Federación de Gremios de Editores de España (FGEE) y  presentado hace  sólo unos días por el Ministerio de Cultura y Deporte, indica que las bibliotecas siguen siendo muy bien valoradas por sus lectores, llegando al notable alto en la mayoría de las comunidades autónomas, pasando de un 8,1 en 2018 al 8,3 en 2019.

Esta alta valoración coincide con el continuo auge del préstamo digital en bibliotecas  a través de servicios como eBiblio, plataforma que recordamos registró más de un millón de préstamos en 2018, lo que supone un incremento de 518.344 préstamos respecto al año anterior, un 101,4% más, al igual que la eLiburutegia que terminó 2018 con más de 29.000 usuarios y 57.180 préstamos, un 25,6% más que en 2017.

Pero lo verdaderamente interesante de este último Barómetro de Hábitos de Lectura es que los datos claramente indican una transformación en el proceso de descubrimiento y compra de libros en España.  Las librerías físicas siguen siendo el principal canal de venta de libros, pero en continuo declive en favor de las plataformas online como Amazon, Google, Apple o Casa del Libro, entre otras.

¿Dónde realizó su última compra de libros no de texto?

Tras la posición dominante de Amazon, las páginas webs de las editoriales cada día tienen más peso en los procesos de descubrimiento y decisión de las siguientes lecturas, ya sean en papel, ebook o audiolibro. Incluso sorprendentemente tienen más peso que alguna de las principales cadenas de librerías…

compra libros en internet_barómetro 2019

Si uno de los objetivos del sector editorial es buscar nuevas formas para fomentar la lectura entre los más jóvenes, entendiendo que estos son digitales puesto que realizan más lecturas en formato digital que en papel, los esfuerzos deberían dirigirse en fomentar la lectura en pantallas desde todos los canales de prescripción de libros, incluidas las páginas webs de las editoriales.

Las páginas web de los principales grupos editoriales como megustaleer.com de Penguin Random House o  planetadelibros.com del Grupo Planeta, proporcionan enlaces a los diferentes canales de venta online, pero desgraciadamente obvian por completo las posibilidades de ayudar a los lectores encontrar sus ebooks y audiolibros en las bibliotecas públicas.

En un firme compromiso por fomentar la lectura, podrían perfectamente incluir enlaces tanto al Catálogo Colectivo de Bibliotecas Públicas que pone a disposición de los ciudadanos más de 8 millones de documentos para consulta y descarga, así como directamente a plataformas de préstamo digital de bibliotecas como eBiblio o eLiburutegia.

me gusta leer_enlaces compra

La misma propuesta puede aplicarse al colectivo editoriales independientes como Nørdicalibros, Páginas de espuma, Roca Editorial, entre otras, al igual que otro tipo de plataformas de recomendación de libros como Qué libro leo o Librotea. Si en ocasiones encontramos que algunas de estas editoriales o plataformas de prescripción enlazan a la página de Todos tus libros (desde donde facilitan al ciudadano su librería más cercana para comprar el libro), podrían también informar de dónde leer ese título en las bibliotecas públicas.

Las bibliotecas son los canales idóneos para la difusión de la producción editorial que posteriormente podrán adquirir en librerías. Estudios como el del Library Journal, constatan que el 70% de los usuarios de bibliotecas compran libros de autores que han descubierto a través de sus préstamos.

Es importante recordar que la venta de licencias de libros electrónicos a las bibliotecas ha ido creciendo en el mundo del libro representando entre el 5% y el 3% del total de las ventas digitales de las editoriales,  según los últimos informes de las plataformas Libranda y Bookwire, respectivamente.

Enlazar desde las webs de las editoriales a las bibliotecas aumentaría la demanda de sus contenidos digitales, incrementando la venta de más licencias de ebooks y audiolibros. Si además las editoriales facilitan modelos de licencias concurrentes, las bibliotecas podrían ofrecer un mejor servicio a sus usuarios reduciendo el tiempo de espera y las editoriales obtendrían más ingresos dado que las bibliotecas comprarían más licencias para atender adecuadamente la creciente demanda.

Leave a Reply