27 febrero 2018

Los que los consumidores dicen de la privacidad, y lo que las startups no ven

shutterstock_1032892738

Internet security, information and data safety concept. GDPR. Privacy, vía Shutterstock

En un estudio llevado a cabo en el Reino Unido por DMA y Acxiom sobre los consumidores y la privacidad, parece que estos están satisfechos con la cantidad de información que comparten con las empresas (hasta un 61%).

Un dato un tanto sorprendente, ya que hace unos años la perspectiva era muy distinta: en 2012 era el 47%. Al parecer, este cambio de se ha debido al rango de edad entre los 55 y 64, que siempre ha sido el de los han sido más cautelosos.

La mayor unanimidad está al citar a la transparencia como una de las claves para aumentar aún más la confianza en cómo se recopilan y utilizan sus datos en las empresas: el 88%.

Por tanto, esta sería la clave fundamental para lograr el intercambio de datos y que sea de valor tanto para el negocio que busca prosperar como para el cliente que incluso busca beneficiarse de algún modo de ello (que en el estudio denominan ‘los pragmáticos’).

También destaca que el 51% de los encuestados vean a los datos como esenciales para el buen funcionamiento de la economía moderna, frente al 38% en 2012. Se ve que el mensaje de la era del Big Data ya ha llegado a los consumidores.

Como en otras ocasiones, los más jóvenes se mostraron aún más relajados con respecto a la privacidad y más dispuestos a compartir datos. Son aquellos más despreocupados.

No obstante, frente a estos, en el grupo de los pragmáticos (un 50%) también hay jóvenes: más de seis de cada diez (61%) del rango de edad de 18 a 24 años ven en sus datos una posible fuente de ingresos, un activo con lo que incluso negociar precios o conseguir ofertas.

Esta visión optimista choca con otros datos, como las que conciernen a la protección de datos en relación a las startups. Otro informe señala que un 91% de startups encuestadas (más de 4.000) admitió que están recopilando datos personales de los clientes, sin embargo, casi dos tercios no cumplen siempre con la normativa al respecto.

Sólo el 29% de las startups cifran los datos que recopilan, mientras que apenas un 34% tiene un plan de notificación de violación de datos. Asimismo, el 47% afirman que siempre solicitan consentimiento a sus clientes antes de ponerse en contacto con ello, pero sólo el 50% es facilita a los clientes un modo de retirar su consentimiento.

Si estas startups quieren establecer una buena relación con sus clientes, como en los datos que hemos visto anteriormente, conviene que tengan muy presente el valor que se le da a la transparencia.

De ello dependerá lograr una confianza óptima para obtener datos de forma limpia, mejor que arriesgarse a perderlos, y con ello, el nuevo oro de la economía digital.

Deja una respuesta