10 julio 2018

El futuro de la búsqueda por voz para el descubrimiento de libros

shutterstock_1104615416

Smart speaker concept. AI speaker, por metamorworks/Shutterstock

Traducción del artículo de Bradley Metrock, CEO de Score Publishing 

Los audiolibros, los podcasts y los asistentes de voz están convergiendo y preparando el escenario para un nuevo paradigma del descubrimiento de libros. Este asunto del Digital Book World 2018 se ha convertido en el evento editorial más esperado del año.

Como describí en una entrevista con Len Edgerly sobre su ya veterano podcast ‘Kindle Chronicles’, la convergencia dentro del mundo editorial de los audiolibros y los podcasts, junto a los asistentes de voz y altavoces inteligentes, así como la interacción que se asienta sobre la primitiva inteligencia artificial que, como raza humana, hemos desarrollado hasta ahora, no se entiende aún del todo.

Sin embargo, nada es tan importante para el futuro de la capacidad del descubrimiento de libros online.

Pensad en cómo descubrimos hoy nuevas lecturas:

– alguien, en persona, nos habla de un nuevo libro.

– alguien a través de las redes sociales no comenta un nuevo libro.

– un medio de comunicación nos da a conocer un nuevo libro.

– un anuncio nos da a conocer un nuevo libro.

– un algoritmo nos descubre un nuevo libro dentro del contexto de una compra existente (“los compradores de este libro también compraron este otro”, “el autor del que compró anteriormente un libro tiene otros títulos disponibles “, etc.).

En un futuro no muy lejano, quizá en menos de un año, podremos agregar otro modo relevante para descubrimiento nuevos libros:

Los asistentes de voz nos dirán qué libros nos gustarán.

Las consultas básicas que hoy hace la gente al Alexa de Amazon, al Google Assistant, al Siri de Apple y otros similares -apagar las luces, configurar una alarma, mostrar una receta, reproducir una canción- evolucionarán, en lo que dura un parpadeo, en diálogos mucho más conversacionales y largos. Confiaremos en estos asistentes, a pesar de los rumores sobre la privacidad y la seguridad que les acompaña.

Confiaremos extremadamente en ellos, con información muy personal, lo que les dará un contexto sin precedentes que utilizarán para responder preguntas que les formulemos y para proporcionar mayor información.  Si se pregunta cómo es esto posible, considere cuántas personas todavía usan Facebook -una empresa que, de manera demostrable, no es de fiar- simplemente porque brinda un servicio que agrega valor a la vida de muchas personas de un modo que no se  puede conseguir en ningún otro lado.

Hablamos mucho sobre la privacidad, pero la compartimos sin dudarlo: los humanos siempre lo hemos hecho y siempre lo haremos por el bien de la conveniencia y la pertenencia.

Los editores, pequeños y grandes, y de todo tipo de publicaciones, se enfrentarán a la realidad de que muchas personas encontrarán su próximo libro diciendo “Alexa, ¿qué libro debería leer a continuación? Descárgame alguno bueno en mi dispositivo”.

Por supuesto, eso es un poco simplista. En realidad, habrá una gran variedad de tipos de conversaciones dependiendo del contexto que los usuarios tengan con sus asistentes de voz y que servirán como vehículo para descubrir nuevos libros: “Siri, en el audiolibro que estaba escuchando esta mañana, ¿qué otro libro mencionaba? Por favor descárgalo en mi dispositivo, quiero leerlo esta noche después del trabajo”.

“OK, Google, ¿hay algún libro que hable sobre los podcasts como una herramienta de marketing? Encuéntrame uno bueno y cómpramelo”.

“Alexa, muéstrame una lista de libros que me gustaría leer en la playa la próxima semana. Asegúrate de que están en la línea de los que leí el año pasado en vacaciones”.

Ya sea a través de Alexa, Google Assistant, Siri, Cortana, Bixby (asistente de voz de Samsung), Mycroft o cualquier otro, la premisa es la misma: este modo de descubrimiento de libros sustituirá cada vez más a los métodos hoy conocidos, y dependerá de la Inteligencia Artificial implementada en estos populares asistentes de voz.

¿Por qué la tecnología de voz, o más bien la primera tecnología de voz, es el futuro?

Cuando nacemos, todo lo que reconocemos es la voz de nuestra madre.  Después desarrollamos una voz interna.  Siempre se ha mantenido la idea de que, a medida que ha evolucionado la programación, el arco de su evolución sería primero hacia las interfaces de voz.

Las pantallas seguirán ahí en muchos casos, posiblemente la mayor parte del tiempo, pero otras veces ya no. Pronto nos relacionaremos primero con los ordenadores que usan nuestra voz, y luego, en segundo lugar y si es necesario, con otros métodos de acceso (teclado QWERTY + ratón, pantalla táctil, etc.).

Brian Roemmele acuñó el término “primero la voz” (voice-first) y es considerado el mayor especialista en tecnología de voz, consultado por numerosas compañías de Silicon Valley y considerad0 un Thomas Edison moderno que está inventando nuevas tecnologías en su garaje. Por supuesto, estará en Digital Book World 2018 como parte de un panel dentro del nuevo curso del New Media Book World presentado por Amazon, y al que bien valdrá la pena asistir si encuentra algo de interés en este post.

¿Qué supone todo esto para los editores?

No es mala idea crear habilidades para Alexa o acciones para Google, la lengua vernácula que ambas compañías usan para las aplicaciones de voz creadas para sus ecosistemas, ya que ahora se pueden usar herramientas como Alexa Skills Blueprints o Storyline para hacerlo sin necesidad de saber código.

Con estas herramientas podemos crear experiencias de voz con nuestro contenido, tanto en Penguin Random House o, si es una editorial mucho más pequeña, Bleeding Edge Press (ambas estarán en Digital Book World 2018, entre otros editores).

Esto  permitirá ofrecer nuestro contenido en estos ecosistemas y permitir que se lleve a cabo el aprendizaje que nos ayudará a comprender los cambios en los metadatos, los cambios en la producción y los cambios en el marketing que requerirán las experiencias de voz.

Lo que también se hará evidente es la interdependencia entre los audiolibros y los podcasts. El contenido de los audiolibros se puede usar en los podcasts; los podcasts pueden impulsar el tráfico sin mucha fricción para descargar audiolibros; y tanto los podcasts como los audiolibros se pueden activar y utilizar a través del asistente de voz de una manera que sorprenderá y encantará a los usuarios de  hoy en día. Y todo eso sienta las bases para que el contenido esté disponible en el nuevo mundo de la búsqueda por voz.

Si es un ejecutivo de una gran editorial, su comprensión de esta tecnología es esencial.  Si usted es un editor independiente (ya sea un autor indie o una empresa pequeña), la tecnología de voz representa una ventaja potencial sobre las compañías más grandes. Si trabaja en publicaciones académicas o dirige una revista académica, esta tecnología revolucionará su campo. Lo mismo ocurre con cualquier otro tipo de publicación educativa, incluidos los libros de texto. Todas las empresas están ahora investigando lo primero la tecnología de voz, y aprendiendo todo lo que pueden. Esto nos afecta a todos.

La respuesta incorrecta es ignorar el cambio radical que está sucediendo a nuestro alrededor. Ahora es el momento de comenzar a aprender, y no alejarse demasiado de la curva de aprendizaje que se vuelve difícil de alcanzar.

Digital Book World 2018 contará con únicos e importantes expertos en audiolibros, podcasts y asistentes de voz, lo que permitirá a los grandes y pequeños editores  estar preparados para lo que se avecina. Es una oportunidad única para estar al día del cambio de tecnología, y en tiempo real. No se lo pierda.

Bradley Metrock es CEO de Score Publishing, que produce Digital Book World, The Alexa Conference y The Voice of Healthcare Summit; asimismo es propietario y operador de VoiceFirst.FM, una red de podcasts que se escucha en más de 50 países en todo el mundo.

Deja una respuesta