06 octubre 2009

Google y las obras huérfanas

Uno de los aspectos más interesantes de las alegaciones al acuerdo entre editores y escritores con Google es su impacto en la comercialización de las obras huérfanas.
Las obras huérfanas -libros cuyos derechos están a cargo de autores o editores que han dejado de existir o de los que no se consigue tener noticia alguna de ellos- suponen entre el 75 y 80% de los libros de las grandes bibliotecas de todo el mundo. El reciente informe del departamento de Justicia de los Estados Unidos sugería un posible monopolio por parte de Google y por ello abogaba por la revisión del mismo antes de que se incumplieran las leyes de derechos de autor y monopolio.
Google_Book_Search_huck.jpg
En principio, mañana, día 7, el juez se reune con las partes para profundizar sobre este tema. Al final, no sólo han sido los derechos de autores y editores, sino que ha pesado también el acceso a las obras huérfanas, unos libros que en ocasiones también presentan problemas a los propios editores a la hora de querer editar uno de estos libros. Así, el debate en Estados Unidos se está centrando en Google Books y las obras huérfanas y cómo resolver un problema que ya existía.
El Departamento de Justicia sugería como solución para las obras huérfanas la elección de un «tutor» que se encargase de velar por sus derechos hasta que estos quedasen libres si antes no se ha localizado a los herederos de esos derechos. Otra posible solución es que que las obras huérfanas se convirtiesen en obras de dominio público por el bien de la sociedad y no dejar que el sector privado haga negocio con ellas por el mero hecho de digitalizarlas. También se evitaría con ello una clara ventaja competitiva en caso de que el acuerdo se ratificase con las condiciones establecidas a día de hoy.
Veremos si mañana la reunión entre las partes aclara algo más sobre este problema. Y esperamos saber la opinión de nuestros propios editores, bibliotecarios y también lectores. A cada cual le afecta de algún modo la gestión de este tipo de obras. Todos querríamos poder acceder a ellas, y Google ha puesto las herramientas para ello. Ahora sólo falta saber las condiciones.

Leave a Reply