25 abril 2011

Spotify de los libros

SpotifyEn la mayoría de las reuniones
que mantuve con los editores nacionales e internacionales durante la pasada
edición de la Feria del Libro de Londres, muchos de ellos me preguntaron cuál
era mi opinión sobre la viabilidad de los futuros modelos de negocio basados en
el concepto de lectura en la nube o streaming
,
también conocido como el “Spotify de los libros”.

A todos les contesté que tenía
respuestas diferentes a esa interesante pregunta. Mi punto de vista sobre el
futuro modelo de subscripción de libros depende de si respondo como un ávido
lector que está dispuesto a pagar o no por contenidos en la Red, si lo hago como
autor de libros que tiene ya un amplio reconocimiento entre los lectores o si
contesto como un autor novel que prefiere ganar visibilidad entre el público
lector a obtener ingresos por la venta de su creación. Mi opinión sobre el
modelo “Spotify de los libros” también es muy diferente si me pongo en el lugar
de un editor, de un librero o de un bibliotecario.

Dado que el futuro modelo de
subscripción de contenidos online genera mucho debate en el sector, en los
próximos días publicaré una serie de artículos sobre mis diferentes puntos de
vista con el fin de ofrecer un poco más de luz sobre el mismo.

Leer en ereaderLos lectores ante el modelo
“Spotify de los libros”

Como ávido lector de libros en
pantallas que soy, estaré encantado de que un sitio web me ofrezca la
posibilidad de acceder a un inmenso número de libros sin tener que pagar un
céntimo por ellos. Si la lectura gratuita de todas esas novedades tan sólo
conlleva tener que ver de vez en cuando anuncios en los textos, es un “precio”
que probablemente muchos lectores estarán dispuestos a asumir.

Los lectores de revistas y
periódicos online llevan años leyendo todo tipo de contenidos gratuitos con inserciones
publicitarias -no debemos olvidar que estos medios tienen más  lectores en pantallas que en sus versiones de
pago en papel-; por lo tanto, no será difícil imaginar a muchos lectores dispuestos
a leer libros gratuitos en pantallas con publicidad.

Tan sólo un pequeño número de
lectores concienciados con la privacidad online pensarán que esa supuesta
gratuidad es un “precio” demasiado alto a pagar. Sencillamente, estos lectores
no están dispuestos a que su historial de compra y lectura en pantallas sea
reutilizado para fines comerciales. Algo que muchos lectores nunca permitirían
en el mundo analógico -por ejemplo, que tu librero o bibliotecario vendiera tu
historial de lectura a una editorial- van, sorprendentemente,  a permitirlo en el mundo online bajo el
reclamo de la gratuidad.

Sin darnos cuenta estamos creando
una nueva sociedad digital muy desigual donde los lectores con mayor poder
adquisitivo podrán disfrutar de todo tipo de libros sin inserciones
publicitarias, mientras que las personas con menor capacidad económica cederán
varios de sus derechos como ciudadanos por obtener un acceso limitado al mundo
de los libros. Con el fin de evitar esta injusticia, espero que las autoridades
competentes exijan a las empresas que quieran reutilizar el historial de lectura
de sus usuarios para generar ingresos publicitarios que comuniquen previamente
a los lectores qué tipo de información guardan en sus plataformas, por cuánto
tiempo y para qué fines comerciales. Estos nuevos modelos de negocio no tienen
por qué afectar necesariamente a nuestros derechos adquiridos a lo largo de la
historia
como lectores de libros ni mermar nuestros derechos a la privacidad
como ciudadanos.

Como veterano lector de libros en
pantallas tengo muchas más observaciones que podría compartir con los lectores,
pero para no alargar demasiado este artículo lo dejaremos aquí y mañana
continuaremos, aunque analizando el modelo “Spotify de los libros” desde el
punto de vista de los autores
.

Artículos relacionados con este tema:

Leave a Reply