22 agosto 2012

Cultura compartida: Nuevas formas de creación, comercialización y divulgación de contenidos en la Red

Palacio de la MagdalenaLa Universidad Internacional Menéndez Pelayo (UIMP) organiza este año un curso de verano (23 y 24 de agosto) sobre las nuevas formas de creación, comercialización y divulgación de contenidos en la Red.

Los avances tecnológicos de los últimos años han provocado tal transformación en la sociedad civil que su impacto en la organización y gestión de las entidades culturales (editoriales, museos, fundaciones, compañías de danza y teatro, centros culturales, librerías, bibliotecas, etc.), así como en el modo en que estas entidades culturales interactúan con sus públicos, es irreversible. En este contexto de transformación sin retorno veremos nacer nuevos modelos de creación, producción y gestión cultural que tendrán como finalidad involucrar, a través de las redes sociales, al mayor número de personas de diferentes ámbitos de la sociedad con el fin de generar una cultura más abierta y compartida.

Que un museo, una editorial o una biblioteca tenga una presencia activa en la web social es ya una realidad aplastante. La mayoría de las entidades del sector cultural ha hecho un gran esfuerzo por adaptarse a la realidad 2.0 abriendo todo tipo de perfiles en Facebook, YouTube y Twitter para dar a conocer sus exposiciones y actividades culturales. Aunque este uso de las redes sociales sea el más extendido en todo tipo de entidades culturales no significa que debamos conformarnos con esta utilización tan básica de las herramientas 2.0. Las redes sociales, así como los blogs, los podcasts o los vídeos, no sólo sirven para dar a conocer una exposición y establecer una conversación con los posibles visitantes de un museo; crear, compartir, colaborar, intercambiar, ayudar, etc. son la verdadera esencia de la cultura 2.0.

Las redes sociales no sólo son lugares donde nos damos a conocer y establecemos conversaciones, sino también un lugar de creación compartida. Una de las principales aportaciones de las tecnologías 2.0 (blogs, wikis, redes sociales, etc) es que han proporcionado al ciudadano las herramientas necesarias para participar activamente en los procesos de creación de forma colectiva. Nuevas fórmulas de financiación como el crowd-funding (financiación colectiva) o la creación colectiva (también conocida como crowd-sourcing) han encontrado en las redes sociales su despegue definitivo. Las viejas fórmulas de financiación como las subvenciones o el patrocinio convivirán con iniciativas apoyadas por miles de almas altruistas que, en el mundo entero y de manera desinteresada, permitirán llevar a cabo los sueños y proyectos de muchas entidades culturales.

No basta con tener una estrategia de marketing 2.0 en Internet; hay que integrar a los usuarios en todos aquellos procesos de creación, participación y difusión donde el equipo directivo considere que aportan valor. Los gestores culturales del siglo XXI deben asumir que no van a poder, ni deben, controlar todos los procesos de la entidad que representan. A medida que la aportación del Estado al sector cultural se reduce año tras año -debido a los continuos recortes presupuestarios- el papel y la aportación de los ciudadanos podría crecer de forma irreversible.

Las entidades culturales deberían reflexionar sobre qué procesos internos y externos pueden gestionar conjuntamente con los usuarios. Las posibilidades son infinitas: desde la involucración de los lectores en la definición del catálogo de una editorial hasta su participación en la programación de las actividades de una librería o biblioteca, pasando por aportaciones financieras.

LUGAR DE IMPARTICIÓN

Santander – Palacio de la Magdalena

DIRECCIÓN

Javier Celaya
Socio fundador de Dosdoce.com y Vicepresidente de la Asociación de Revistas Digitales de España (ARDE)

SECRETARÍA

Arantxa Mellado
Directora de The Spanish Digital Link Company

Más información en la web de la Universidad Internacional Menéndez Pelayo.

 

Deja una respuesta