15 febrero 2015

DRM más abiertos y sociales para bibliotecas y librerías

Por José A. Vázquez y Javier Celaya

En la historia de los libros digitales, sobre todo de los soportes, la marca Sony ha tenido un papel protagonista durante algunos años que se ha visto eclipsada por otras marcas y soportes con mayor aceptación.

Ahora, cuando el año pasado había anunciado que se retiraba de la carrera de los ebooks, reaparece con un nuevo soporte, una “megatableta” de tinta electrónica con nuevas características para volver a introducirse en el mercado de la que aún no se sabe demasiado pero que ya muestra aspectos a destacar.

Como en otras ocasiones hemos comentado,  no nos interesan tanto los cacharros como las implicaciones y usos que puedan conllevar, y lo más interesante en este caso es el nuevo DRM que próximamente lanzará la multinacional Sony. Un nuevo enfoque de DRM más amable que lo hace muy interesante ya que ayudará a fomentar la demanda de ebooks al permitir un mayor uso social entre los lectores.

Si por algo no ha destacado precisamente el mundo de los libros digitales en todo lo referente a los servicios tecnológicos es, precisamente, por su innovación en los DRM. Puesto que parece que aún son pocas las editoriales que apuestan por una eliminación decidida del DRM –aunque es una tendencia creciente; quizá de manera tímida, pero va sumando- y aún menos en los ecosistemas cerrados de desarrolladores y distribuidores como Amazon, Apple, Google, etc., Sony ha decidido allanar algo el camino en este sentido.

Siempre hemos pensado en Dosdoce –es algo que hemos mencionado con cierta periodicidad- que los actuales DRM son uno de los principales obstáculos que hacen frenar el crecimiento de las ventas de libros digitales, así como de sus préstamos en bibliotecas.

Tal y como ya todos sabemos por experiencia propia, el DRM de Adobe hace que las personas que compren los ebooks legalmente tengan que llevar a cabo múltiples pasos para acceder a los archivos; incluso hace que el posterior préstamo entre personas, devoluciones, etc. sea limitado.

La postura de Sony es liberar al usuario de tales tormentos y con ello, mientras explora nuevos modelos de negocio, abarcar una mayor cuota de mercado e intentar que los usuarios salgan de otros ecosistemas como  los de Amazon o Apple.

Al parecer, de momento quieren centrarse en los sectores educativos, así como en probar su modelo sobre todo en bibliotecas. Library Simplified, proyecto del que ya hemos hablado aquí, ya se ha unido a este sistema por las razones arriba expuestas, dado que se trata precisamente de una iniciativa que busca el mayor y más sencillo acceso para los usuarios de las bibliotecas.

Sony DRM

El nuevo DRM de Sony destaca por cinco razones básicas que señalamos a continuación:

  1. Los lectores podrán prestar sus ebooks a uno o varios amigos a la vez.
  2. Se podrá acceder a los ebooks comprados en diversas librerías online que utilicen su sistema desde una estantería común en el dispositivo del usuario y, además, podrán ser fácilmente leídos desde cualquier dispositivo de lectura compatible. Por tanto, el catálogo de diversas bibliotecas se podrá leer en una misma y única aplicación.
  3. Los lectores podrían pedir prestados libros digitales de las bibliotecas de diferentes modos para poder adaptarse a sus patrones de lectura personales. Por ejemplo, una novela o ensayo breve podría tener un tiempo de préstamo más corto que un libro que necesita más tiempo para ser leído. Por tanto, se podrán hacer préstamos de 7 ó 15 días, y no sólo de esos 21 días imperantes. Con ello, todos los préstamos serán mucho más ágiles.
  4. Asimismo, la biblioteca puede hacer renovaciones “express”, logrando con ello una gestión mucho más sencilla y eficiente.
  5. El uso de la plataforma de Sony permitirá a un lector vender sus ebooks directamente. Una vez vendidos, el lector ya no tendría acceso a ellos en la plataforma. Es decir, pasan a otras manos, virtualmente hablando.

Nos llama particularmente la atención, y de manera muy favorable, los puntos 3 y 4, ya que supone una auténtica necesidad para las bibliotecas. Gracias a la flexibilidad que permite este sistema de DRM, las bibliotecas podrán hacer rotar las licencias de préstamo de una manera mucho más rápida al no tener que esperar los actuales 21 días que imperan hoy en día en la mayoría de las licencias, incluso aunque el lector se haya terminado ya el libro. Es decir, las devoluciones serán posibles antes del plazo, por lo que se conseguirá una mayor disponibilidad del fondo bibliotecario digital.

Esperaremos atentos al mes de abril, cuando está prevista su presentación oficial, para poder ver y analizar las implicaciones de este nuevo sistema que, sin duda y según lo que se nos ha adelantado, va a hacer que el acceso, la compra-venta y el préstamo sean mucho más sencillos y amables para el usuario.

En consecuencia, un aporte muy positivo por parte de Sony y que tendremos mucho que agradecer, tanto en el sector editorial como los lectores digitales.

Artículos relacionados

DRM. Panorama general

Venta por capítulos a precios competitivos y sin DRM

Modelos de negocio en la era digital

El futuro nunca se detiene

Deja una respuesta