25 julio 2006

Bayreuth abre sus puertas

bayreuth.jpg
La casualidad ha querido que el primer post de esta nueva sección coincida con la jornada inaugural de una nueva edición del Festival de Bayreuth. Esperado cada año por wagnerianos y aficionados de todo el mundo, este acontecimiento tiene la particularidad de no programar otra cosa que óperas de Richard Wagner, pero lo hace en un teatro que abrió sus puertas en 1876 y cuyos planos fueron supervisados por el propio compositor. Desde entonces, muchos magnos acontecimientos han acontecido dentro de sus muros. Gestionado de generación en generación por la familia Wagner, el Festival aborda anualmente el desafío de encontrar la traducción óptima de las óperas de su fundador.
La edición de este año es especial porque Bayreuth afronta la décimotercera puesta en escena de El Anillo del Nibelungo, la magna obra del compositor, que consta de tres partes y un prólogo, y que, en este teatro situado en lo alto de una colina, se ofrece consecutivamente durante cuatro días. Dirige en el foso Christian Thielemann, responsable de Parsifal y Tahnhauser en ediciones anteriores, y en la escena el debutante en la ópera, a sus ochenta años, Tankred Dorst, dramaturgo y cineasta alemán. Existe una gran expectación por ver el trabajo de ambos. El de Thielemann, porque será la versión del considerado por muchos continuador de la tradición alemana en la dirección de orquesta, después de que en Bayreuth el Anillo fuera dirigido, en las tres producciones anteriores, por Sinopoli, Baremboim y Boulez. El de Dorst, porque es consecuencia del trabajo de tan sólo dos años, después de que, paradójicamente, el director de escena anunciado, el cineasta Lars von Trier, dedidiera dejar el proyecto porque lo consideraba inabarcable.
El reto no es pequeño, máxime después de una temporada donde han proliferado distintos anillos con los que será inevitable la comparación: el del Chatelet parisino, dirigido por Christoph Eschenbach y Bob Wilson; y del de Aix-en-Provence, de Simon Rattle y Stephane Braunschweig, con la Filarmónica de Berlín en el foso. Para la próxima temporada, nuestro Palau de les Arts valenciano tiene prevista una nueva producción dirigido en lo musical por Zubin Mehta y en lo escénico por la Fura dels Baus.
Para el debut de la nueva producción del Anillo habrá que esperar a mañana miércoles. Hoy, las puertas del Festival se abren con El Holandés Errante, dirigida por Marc Albrecht, en la puesta en escena de Claus Guth, estrenada hace varias ediciones, y a la que vuelve John Tomlinson en el papel principal, de baja por enfermedad en la reposición anterior.
Para los aficionados y los no tanto, pero quieran comprobar cómo suena una ópera de Wagner en el teatro diseñado por él, hay una buena noticia. Como todos los años, todas las óperas del Festival podrán ser seguidas a través de Radio Clásica, de RNE. El plan de restransmisiones es el siguiente:
El Holandés Errante, 25 de julio, 17.57 horas
El oro del Rhin, 26 de julio, 17.57 horas
La Walkiria, 27 de julio, 15.57 horas
Sigfrido, 29 de julio, 15.57 horas
El ocaso de los dioses, 31 de julio, 15.57 horas
Tristán e Isolda, 1 de agosto, 15.57 horas
Parsifal, 2 de agosto, 15.57 horas
Los que puedan y quieran, que las disfruten.
Texto: Felipe Santos

Leave a Reply