23 septiembre 2021

Los lectores piratas compran y leen más libros

Imagen de Mohamed Hassan en Pixabay

El debate de la piratería sigue siendo un tema candente y recurrente en el sector editorial.

Aquí hemos hablado muchas veces de ello, incluso con propuestas, y a pesar de la evolución del mercado del libro digital, pocas cosas y perspectivas parecen cambiar al respecto.

Algo sí parece ver la luz en cuanto al perfil de los usuarios que descargan contenidos fuera de los canales oficiales. Según un informe de Immersive Media & Books, y financiada en parte por la American Library Association, en una encuesta a más de 4.000 estadounidenses lectores, los llamados piratas compran más libros que la población de la encuesta general.

Si hace 10 años decíamos que los piratas no leían, ahora los datos señalan a que  estos compran libros con avidez. El 14,4% de los encuestados admitió participar de la piratería de libros. Son los más jóvenes, pero también les caracteriza que son, además de los más lectores, los que compran más libros que el encuestado medio.

En comparación con la encuesta de población general, un mayor porcentaje de piratas de libros durante están comprando más ebooks  (38,7%), audiolibros (27,1%) y libros impresos (33,7%) desde el inicio de la pandemia.

También son mucho más propensos que el resto a comprar libros en varios formatos: hasta el 41,5%. Asimismo, durante la pandemia, estos usuarios también aumentaron la compra de suscripciones a periódicos y revistas.

Por otra parte, también es más probable que sean usuarios habituales de la biblioteca. El 77,2% posee una tarjeta de biblioteca y coge préstamos más veces que el resto de la población, incluidos ebooks (30,1%), audiolibros (31,6%) y libros impresos (28,5%).

Estos suelen utilizar la biblioteca para descubrir libros que luego compran: El 58,4% compraron un libro en la librería que descubrieron por primera vez en una biblioteca. El 54,3% compraron un libro online que vieron por primera vez en una biblioteca (en comparación con el 35,9% del resto de encuestados.

Importante es saber que muchos siguen recurriendo a métodos no legales cuando los libros no están disponibles en su biblioteca, especialmente los encuestados de la Generación Z.

Además, estos tienen casi el doble de probabilidades de leer o descargar libros gratuitos para promociones de marketing, y también es más probable que publiquen una reseña de un libro en las redes sociales (59,9%) y más del doble de probabilidades de leer fan-fiction (27,4%). Es decir, que son algunos de los lectores online más apasionados, y que promueven activamente títulos y fandoms.

Esta no es la primera encuesta que sugiere que la piratería no se puede reducir a un sencillo caso de pérdida de ventas. De hecho, un estudio realizado por la Unión Europea en 2013 ya descubrió que, aparte de los estrenos de nuevas películas de gran éxito, “no había datos estadísticos sólidos que pusieran en evidencia el desplazamiento de las ventas por la piratería online”, incluso en libro y videojuegos. De hecho, concluyeron que incluso podría ayudar a las ventas de videojuegos.

Lo que es evidente, a la luz de estos datos, es que estos lectores que compran libros en múltiples formatos y además más libros que el lector promedio no se niegan a pagar por sus libros.

La encuesta sugiere más bien que están más que dispuestos a comprarlos si creen que el valor lo vale o si tienen la facilidad de acceder a ellos.

Leave a Reply