30 octubre 2006

Nuevos gestores para el Auditorio de El Escorial

Lo publicaba El País la semana pasada. El concurso convocado por la Comunidad de Madrid para la gestión del Auditorio de El Escorial se encuentra prácticamente resuelto. Muchos rumores habían circulado sobre la identidad de los nuevos gestores, pero la información firmada por Jesús Ruiz Mantilla nos desvela que los destinos del espacio escénico escurialense estarán a cargo de una especie de UTE compuesta por Cornejo, bien conocido en ámbitos teatrales por sus figurines y diseños de producción; Cantoblanco, el popular restaurador “Arturo”; Gerardo Díaz Ferrán, presidente de la CEIM, y la promotora de conciertos Ibercámera. Su principal rival en la adjudicación, el empresario teatral y productor audiovisual José Luis Moreno, ha sido descartado por “defectos de forma” en la presentación de la propuesta.
Parece ser que la presentación de el nuevo “equipo” se realizará en las próximas semanas. Será entonces cuando podamos evaluar el alcance de la propuesta presentada. El listón estaba puesto muy alto. El Festival realizado en el verano atrajo a figuras internacionales de primera fila y resultó ser una presentación que acreditaba una ambiciosa declaración de intenciones. Sin embargo, de todos los integrantes de la nueva gestión, tan sólo Ibercámera tiene una experiencia y conocimiento en la programación musical.
El gran reto del Auditorio de El Escorial es encontrar su hueco dentro de la abundante oferta musical de la ciudad de Madrid. Una oportunidad la puede constituir la renovación del equipo gestor del Auditorio Nacional, que presentaba desde hacía tiempo índices de sobreocupación preocupantes, sobre todo para alojar los ensayos necesarios de las orquestas e intérpretes que actuaban.
Encontrar una seña de identidad propia a la hora de programar constituye el gran desafío de los espacios culturales de hoy día. Dentro de unos meses ocurrirá lo mismo con el Teatro del Canal: una joya arquitectónica abordada por Navarro Baldeweg en pleno centro de Madrid. La Comunidad quiere optar también por la vía del concurso para encomendar su gestión. Bien haría alguien en el gobierno regional sobre cómo van a controlar que los contenidos de ambos espacios se encuentren dentro de unos estándares que estén a la altura del dinero invertido por los contribuyentes en su construcción y del lugar en el mundo que queremos que Madrid ocupe. Desde luego, algunas ideas previas vendrían muy bien a los futuros nuevos gestores.
Texto: Felipe Santos

Leave a Reply