31 octubre 2016

Claves para una alfabetización digital

digital-literacyAdentrados como estamos en los tiempos de la digitalización en todos los aspectos conviene establecer y definir las claves de la alfabetización digital en la educación, sin olvidar por ello otras habilidades necesarias.

En el New Medium Consortium, por encargo de Adobe, han presentado un informe para establecer la definición y las bases de la alfabetización digital, describiendo sus diferentes modelos y, como es habitual, dando una serie de recomendaciones.

A propósito de un estudio del Pew Research Center mencionado en el informe, se señala que la brecha digital en Estados Unidos  no se trata sólo de acceso a la tecnología, sino más bien de la fluidez en el uso de la misma. Como es natural el estatus socioeconómico es un factor a la hora de acceder a conexión de banda ancha y a dispositivos digitales, pero sólo el 17% de los adultos señalan ser aprendices activos de herramientas digitales.

Por otra parte, la falta de acuerdo sobre lo que comprende la alfabetización digital impide que en muchos colegios y universidades se establezcan políticas y programas adecuados para su puesta en marcha. Parte de la alfabetización digital no es sólo la comprensión de cómo usar  una herramienta determinada, sino también por qué es útil en el mundo real y cuándo debe usarse.

Incluso la Federación Internacional de Asociaciones de Bibliotecarios y Bibliotecas (IFLA) insta a los gobiernos, así como a instituciones privadas, a desarrollar políticas que aboguen por los nuevos medios de información como un campo emergente de los derechos humanos en un mundo cada vez más digital.

Con tales dudas el informe del NMC, basándose en consultas a 450 personas influyentes en educación, profesores y académicos han intentado dar una imagen más clara de lo que es o debe ser la alfabetización digital. Se establecen, entonces, tres modelos posibles de alfabetización digital:

-Alfabetización universal: familiaridad con el uso de herramientas digitales básicas (office y similates, edición de imágenes, apps, nube, etc.).

– Alfabetización creativa: todo lo anterior junto a capacidades técnicas más difíciles: edición de vídeo, creación y edición de audio, animación, programación, derechos de autor y otros conocimientos.

– Alfabetización a través de disciplinas: por ejemplo, sociología, ética y política de interacción en redes sociales, junto a la psicología y para centrarse en la interacción humana a través del ordenador.

En este punto, se recomienda que las universidades establezcan colaboraciones productivas con la industria, el gobierno y las bibliotecas para facilitar a los estudiantes el acceso a las últimas tecnologías y herramientas. Lo primero que se destaca es la necesidad de que los responsables de la educación superior y las empresas de tecnología den prioridad a los al aprendizaje a través del acto de la creación de contenido en lugar de como mero consumo medios y recursos digitales.

En el informe se dan varios ejemplos de iniciativas de alfabetización digital de éxito  en diferentes universidades. En cuanto a las recomendaciones de mejora de la alfabetización digital, se resumen en:

– Participar en implementaciones estratégicas.

-Centrarse en los estudiantes como creadores de contenido.

Makerspaces, tanto físicos como virtuales, en asociación  con empresas tecnológicas.

-Desarrollar colaboraciones inteligentes con bibliotecas, museos y entidades culturales.

En definitiva, la rapidez en los avances tecnológicos (análisis de datos, inteligencia artificial, aprendizaje automático, programación en general) invita a establecer cuanto antes unas pautas para la enseñanza de habilidades digitales necesarias en escuelas y universidades.

Todo los resultados al detalle en el informe ‘Digital literacy. An NMC Horizon Project Strategic Brief’.

Deja una respuesta