18 julio 2017

Mapa emocional interactivo de los personajes de un libro

Chart TracksUnas estudiantes del Helen Wills Neuroscience Institute de la Universidad de California en Berkeley, han desarrollado un laborioso trabajo visual interactivo para mostrar evolución de las conexiones entre los diferentes personajes de un libro.

En concreto, los libros elegidos para el proyecto han sido El Hobbit, de J.R.R. Tolkien, Kafka en la orilla, de Haruki Murakami, y la obra de teatro El zoo de cristal, de Tennesse Williams, este último en teoría más sencillo al tratarse de una obra de teatro con muy pocos personajes, en comparación con las dos obras anteriores.

La fuerza emocional de las palabras usadas por cada personaje en las diferentes frases es dotada de una valencia que se muestra en un diagrama con un color codificado para cada sentimiento o tipo de emoción. Al mover el cursor sobre las barras de la oración se puede ver el texto con la frase original, mientras que el desarrollo emocional de cada personaje a lo largo del libro se puede rastrear haciendo clic en los nombres de cada personaje que aparecen en el gráfico.

Según sus diseñadoras, la idea era intentar identificar elementos estructurales de los libros que podrían pasar desapercibidos, sobre todo para aquellos cuyos hábitos de lectura no son muy frecuentes.

Hemos visto en otras ocasiones como la visualización de resultados algorítmicos sirve para desentrañar tramas y particularidades textuales que, hasta ahora, podían haber permanecido ocultas o menos claras, incluso para encontrar relaciones de influencia donde antes apenas se habían percibido.

Asako Miyakawa, una de sus creadores, sostiene que la utilidad de tales herramientas puede estar en la objetividad, ya que los lectores pueden obtener una opinión subjetiva de las reseñas de libros, pero con gráficos interactivos como el suyo pueden acceder a la trayectoria emocional de cada historia, que es algo más objetivo y basado en datos.

Quizá estas herramientas sirvan, al menos, para calificar mejor las obras, más allá de las opiniones particulares de los lectores o de una mala integración de los metadatos.

Deja una respuesta