11 enero 2011

Amazon y la manipulación de su ranking de los más vendidos

rankings-on-AmazonThomas Hertog, el autor de The Day The Kindle Died, ha querido demostrar en este libro cómo se puede manipular el ranking de los libros más vendidos en Amazon mediante su sistema de recomendaciones. Según este autor, conseguir ser un bestseller en la famosa librería online es muy sencillo. Lo curioso es que, además, durante unos días Amazon retiró este libro de sus estanterías virtuales sin hacer ninguna aclaración o dar razón alguna de este hecho.

Según el autor del libro, basta con tener un Kindle, comprar el libro, escribir cerca de 40 comentarios favorables -que el parecer nadie verifica- y votar otras numerables veces. Lo cierto es que, para ello, hay también que certificar que el libro ha sido comprado por un número creíble de lectores, para lo cual el propio autor al parecer “compró” (descargó) su libro (un libro de finanzas escrito por el mismo con el que hizo el experimento: Wealth Hazards) 173 veces.

Ya vemos que, como todo, hasta falsear requiere su tiempo (45 días para subir en el ranking al “número 1” de las listas tras seis meses de “investigación”) y esfuerzo (imaginación para escribir uno mismo más de 40 comentarios sobre lo mismo). ¿No se dio cuanta Amazon de que una misma persona descargó el libro 173 veces? Parece que no.

Ya se sabía, o intuía, que el sistema de recomendaciones era más o menos manipulable. Existen editoriales y compañías que incitan a sus empleados o pagan a personas para hacer votos y comentarios favorables a sus títulos. Lo cual da cuenta de falta de rigor posible, del poco control, en definitiva, que puede existir en el sistema de recomendaciones de Amazon. Aunque en ocasiones se notan mucho los comentarios “forzados”. Igualmente, como en todo, hay que saber separar el grano de la paja.

Pero ¿no debería Amazon revisar estas cosas, que tanto éxito les ha dado, en vez de eliminar comentarios en su contra y dar la callada por respuesta? Al menos, antes de que pierda la credibilidad que ha ganado merecidamente gracias a los comentarios de anónimos y desinteresados lectores.

Artículos relacionados: «Mudos y ciegos en el debate sobre la Ley Sinde«

49 Responses

  1. Pero con ese sistema eres número 1 sólo en el periodo en el que ese libro se ha descargado más veces. No te quedas como número 1 para siempre. De hecho, él mismo se compró su libro, luego las ventas existieron.

    Yo tengo un par de libros a la venta en amazon.com y durante unas semanas uno de ellos estuvo entre los 20 primeros de su categoría y no fueron tantas las ventas. Lo que pasa es que en esa semana, yo vendí más que los otros.

    Sí estoy de acuerdo en la falta de criterio razonable a la hora de eliminar títulos de la oferta porque no interesan, pero no deja de ser una empresa privada. Si ellos no cuidan su servicio, probablemente empiecen a contar hacia atrás sus días de vida.

    Saludos

  2. Hola, Mariano,

    Gracias por tu comentario y por contarnos tu experiencia.

    Es cierto que no te quedas de número 1 para siempre. Lo que no deja de ser curioso es que el sistema de Amazon no reconozca que las 173 descargas son del mismo cliente.

    Precisamente unas de las iniciativas que han hecho de Amazon una plataforma/librería de referencia es su sistema de recomendaciones de los lectores. Como dices, pueden empezar a perder crédito por descuidar una de sus mejores bazas.

    Aunque sea una empresa privada, no debería dejar que casos así sucedieran con demasiada frecuencia. Aún menos empezar «banear» a quienes puedan cuestionarles, al menos sin dar alguna razón del caso, o por lo menos para argumentar o demostrar contrario.

    Un saludo,
    José Antonio.

  3. Pingback : Las 7 cosas que podemos deducir de los lectores de Kindle | Comunicación Cultural

  4. Jorge

    No sé cómo funciona el ranking de ventas. Puedo decir que, sin un sólo comentario ni votación, mi obra, en los más descargados gratuitamente, llegó al puesto 6.
    No intervine, fui mero espectador.
    Mi obra era «31 de agosto».
    Por el momento, tengo más razones para confiar en Amazon que para no hacerlo.

Leave a Reply