27 febrero 2013

El New York Times comparte sus instalaciones con startups

timespaceEl New York Times presentaba recientemente una nueva iniciativa llamada TimeSpace para compartir parte del espacio de sus instalaciones con un máximo de cinco startups y un proceso de colaboración mutua.

Estas empresas tecnológicas trabajarán mano a mano con los empleados del periódico y, a su vez, les mostraran los proyectos y servicios que están creando y que podrían ser útiles para el medio.

No obstante, estas startups trabajarán de manera independiente, es decir, el New York Times no les va a financiar directamente. Si bien, es más que posible que, si estas nuevas empresas consiguen la financiación suficiente para comenzar su andadura y el periódico ve que sus productos o servicios resultan ser una implementación viable, inviertan posteriormente en ellas.

Los principales campos de trabajo de las nuevas empresas hacia las cuales va dirigida esta colaboración son bastante reveladores de las ya necesarias tendencias en las que quieren poner el foco: móvil, redes y medios sociales, vídeo, publicidad, analítica y comercio electrónico.

Por supuesto, también están abiertos a otro tipo de proyectos que consideren lo suficientemente beneficiosos para la labor de colaboración a la que estarán destinados durante los cuatro meses que durará la iniciativa que comienza este mes de marzo.

Cabe destacar la sinceridad y sencillez del planteamiento a la hora de responder a los porqué de este acertado proyecto: “Es simple: el New York Times, y la prensa en general, se encuentran en medio de un cambio sin precedentes. Nuestro objetivo principal sigue siendo mejorar la sociedad mediante la creación, recopilación y distribución de noticias e información de alta calidad. Queremos empujarnos y empujar a otros a encontrar la mejor manera de hacerlo, y creemos que TimeSpace puede ser parte de ese proceso.”

En la actual situación que vivimos de limitaciones presupuestarias, la colaboración que puede establecerse entre editoriales y startups va más allá de posibles inversiones financieras: ambas partes pueden alcanzar acuerdos de comercialización de contenidos durante un tiempo limitado para testar una determinada tecnología o llegar a acuerdos de marketing para dar a conocer a los lectores nuevas formas de descubrir y leer libros en el siglo XXI. También pueden colaborar en la definición conjunta de nuevos modelos de negocio o en el desarrollo de funcionalidades específicas tal y como indica la iniciativa del New York Times.

Las posibilidades de colaboración son muy amplias, tan solo hay que tener predisposición para llegar a esos acuerdos. ¿Es posible que lleguemos a ver iniciativas similares en nuestro sector editorial?

10 Responses

  1. Pingback : Pearson crea una incubadora de startups

  2. Pingback : Bertelsmann también apuesta por las startups

  3. Pingback : Dosdoce.com Creando futuros profesionales y nuevos lectores - Dosdoce.com

Leave a Reply